Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo tiene sangrado gastrointestinal

La presencia de sangre en el vómito o en las heces puede ser señal de sangrado gastrointestinal. El sangrado gastrointestinal puede ser muy alarmante para usted y para su hijo. En muchos casos, la causa del sangrado no es seria. De todas formas el niño SIEMPRE debe ser examinado por un médico cuando tiene sangrado gastrointestinal.

El tracto gastrointestinalContorno de un niño con la cabeza girada hacia un lado para mostrar la nariz, la boca, el esófago, el estómago, el duodeno (primera porción del intestino delgado), el intestino delgado, el intestino grueso (colon), el recto y el ano.

El tracto gastrointestinal es el conducto por el cual se desplazan los alimentos a través del cuerpo. Los alimentos pasan de la boca al esófago (el conducto que va desde la boca hasta el estómago) y comienzan a ser digeridos en el estómago. A continuación pasan al duodeno (la primera parte del intestino delgado) y van siendo absorbidos a medida que se desplazan por todo el intestino delgado. Lo que queda pasa al intestino grueso (colon) en forma de heces o excrementos. El colon extrae el agua de los excrementos y éstos continúan hacia el recto, donde permanecen hasta que se expulsan del cuerpo a través del ano.

¿Cuál es la causa del sangrado gastrointestinal? 

El sangrado gastrointestinal de su hijo puede haber sido causado por muchos problemas diferentes. Algunos de los más comunes son los siguientes:

  • Hemorragia nasal (sangrar por la nariz)

  • Cortadas o rasguños en la boca o en la garganta

  • Infección (bacterias, virus o parásitos)

  • Alergias a ciertos alimentos

  • Medicamentos

  • Úlceras (lesiones en la mucosa del tracto gastrointestinal)

  • Inflamación (hinchazón o irritación de la mucosa del tracto gastrointestinal)

  • Pólipos (excrecencias de tejido)

  • Sacos o bolsas anormales en ciertas partes del tracto gastrointestinal

  • Lesiones en el ano

  • Hemorroides (vasos sanguíneos hinchados en el recto)

Sangre en los excrementos: ¿cómo se diagnostica el problema?

Si los excrementos del niño contienen sangre, esto puede ser señal de un problema del tracto digestivo inferior. El sangrado del tracto gastrointestinal inferior puede ser de un color rojo intenso o bien tener un aspecto oscuro y negruzco. El médico comenzará por examinar al niño y hacerle algunas preguntas. Es posible que el médico ordene ciertas pruebas, entre las cuales se encuentran las siguientes:

  • Análisis de sangre.

  • Hemocultivo: prueba para detectar la presencia de sangre en las heces del niño.

  • Coprocultivo: prueba que analiza las heces del niño para detectar la presencia de bacterias o parásitos.

  • Radiografías, ecografía o tomografía computarizada: pruebas en las que se toman imágenes del tracto digestivo.

  • Colonoscopia o sigmoidoscopia: a través del ano, se introduce en el recto un tubo flexible con una cámara para observar el interior del colon del niño. Esto permite que el médico haga una biopsia (tome una pequeña muestra de tejido).

Sangre en el vómito: ¿cómo se diagnostica el problema? 

La presencia de sangre en el vómito puede ser una señal de problemas en el tracto digestivo superior. El médico podrá ordenar ciertas pruebas, como por ejemplo:

  • Endoscopia: En esta prueba se introduce por la boca y la garganta un tubo flexible con una cámara para observar el interior del tracto gastrointestinal superior. Esto permite que el médico haga una biopsia (tome una pequeña muestra de tejido).

  • Radiografías, ecografía o tomografía computarizada:  En estas pruebas se toman imágenes del tracto digestivo.

  • Radiografías del tracto gastrointestinal superior tomadas desde dentro del cuerpo.

Cuándo debe llamar al médico

El sangrado gastrointestinal puede ser síntoma de un problema serio. Llame a su médico de inmediato si nota que su hijo tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Sangrado por la boca o el ano que no puede detenerse inmediatamente.

  • Fiebre superior a 100.4°F.

  • El niño no responde al estímulo o está aletargado (como si tuviera mucho sueño).

  • El niño está inconsolable (no hay forma de calmarlo).

  • El niño está sangrando y se siente mareado o aturdido.

  • Deshidratación (los síntomas incluyen boca seca, mucha sed, falta de lágrimas al llorar, mojar menos de 6 pañales cada día o no orinar durante 6 horas, y nerviosismo o enojo)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.