Cuando su hijo necesita una endoscopia superior - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuando su hijo necesita una endoscopia superior

Una endoscopia superior es una prueba que muestra el tracto gastrointestinal superior, que incluye el esófago, el estómago y el duodeno (la primera parte del intestino delgado). El médico puede realizar una biopsia (tomar muestras de tejido), revisar si hay problemas o eliminar objetos. La prueba dura unos 15–20 minutos.

Contorno de un niño con la cabeza girada de lado para mostrar un endoscopio insertado en la boca, esófago, estómago y terminando en el duodeno (primera porción del intestino delgado).

Antes de la prueba

  • No le dé al niño nada de comer ni de beber desde 4-6 horas antes de la prueba.

  • Siga todas las demás instrucciones que le haya dado el médico.

Informe al médico

Para la seguridad de su hijo, informe al médico si el niño:

  • Es alérgico a algún medicamento, sedante o anestesia.

  • Está tomando algún medicamento, especialmente aspirina.

  • Tiene trastornos cardíacos o pulmonares.

Durante el examen

La endoscopia superior es llevada a cabo por un médico en un consultorio, un centro de pruebas o un hospital.

  • Usted puede permanecer con su hijo en la sala de pruebas hasta que el niño se quede dormido.

  • El niño se acuesta sobre una mesa de examen.

  • El niño recibirá un analgésico (medicamento contra el dolor) y un sedante (medicamento para que se relaje o se duerma). Estos medicamentos se administran a través de una sonda intravenosa. O bien es posible que le den anestesia (medicamento para que se duerma) a través de una máscara o una sonda intravenosa. Una enfermera o un anestesiólogo ayudará en este procedimiento y también vigilará el estado del niño. Se usará un equipo especial para revisar la frecuencia cardíaca, presión arterial y nivel de oxígeno.

  • La garganta del niño se anestesia con un spray o un líquido para hacer gárgaras.

  • Se coloca un bloqueador de mordida en la boca del niño para impedir que muerda el endoscopio.

  • El endoscopio se guía por la garganta del niño. Este aparato consiste en un tubo flexible con una cámara y una luz en el extremo. No afecta la respiración del niño.

  • Se introduce aire a través del tubo para expandir el estómago y el tracto gastrointestinal superior del niño. También se puede usar agua.

  • Las imágenes del estómago y del tracto gastrointestinal superior del niño se ven en una pantalla mientras se avanza el endoscopio.

  • El médico puede tomar muestras de tejido o realizar ciertos procedimientos, según sea necesario.

Después del examen

  • El niño será trasladado a una sala de recuperación. El efecto de los medicamentos puede tardar 1–2 horas en desaparecer.

  • A menos que le indiquen lo contrario, su hijo podrá reanudar de inmediato sus actividades y su dieta normal.

  • Es posible que el médico le explique los resultados preliminares después del examen. Le darán los resultados completos cuando estén listos.

Cómo ayudar al niño a prepararse

Usted puede ayudar a su hijo preparándolo de antemano para la prueba. La manera en que hará esto dependerá de las necesidades particulares del niño.

  • Explíquele que el médico le va a hacer una prueba en el tracto gastrointestinal. Describa la prueba utilizando términos sencillos y con brevedad. Los niños pequeños no mantienen la atención durante largos períodos; por lo tanto, esto debe hacerse poco antes de la prueba. A los niños mayores puede dárseles más tiempo para entender la prueba de antemano. 

  • Descríbale al niño, lo más claramente posible, cómo se sentirá durante la prueba. Le introducirán una sonda intravenosa en el brazo para administrarle los medicamentos. Esto producirá un dolor momentáneo, pero el niño no sentirá nada una vez que los medicamentos hagan efecto.

  • Deje que el niño le haga preguntas.

  • Recurra a jugar al teatro cuando le parezca útil. Por ejemplo, puede representar el papel de un paciente con uno de los juguetes favoritos del niño. Para los niños mayores también puede resultar útil mostrarles fotos de lo que ocurre durante la prueba. 

Llame al médico si el niño:

  • Expulsa por la boca una gran cantidad de sangre inmediatamente después de la prueba.

  • Tiene dolor de garganta que no se alivia.

  • Tiene dolor en el pecho que no se alivia.

  • Tiene dolor abdominal que no se alivia.

  • Tiene fiebre persistente que sobrepasa los 100.4°F.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.