Las uñas negras o amoratadas - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Las uñas negras o amoratadas

Una uña negra o amoratada suele ser consecuencia de una lesión repentina o persistente en un dedo del pie. Esto puede ocurrir durante deportes que requieren correr y parar de forma brusca. La lesión también puede ser consecuencia de la caída de un objeto pesado sobre el dedo. Si tiene un dedo del pie negro o amoratado, pero no lesionado, vaya al médico inmediatamente.

Primer plano de un dedo gordo del pie con la uña de color negro azulado.

Síntomas

El problema ocurre con mayor frecuencia en el dedo gordo del pie. Cuando los vasos sanguíneos bajo la uña se lesionan o se rompen, dan como resultado este color amoratado o negro. En el caso de una lesión repentina, el dolor puede ser muy intenso.

Evaluación

Su podólogo hablará con usted acerca de sus síntomas y actividades físicas. Probablemente le palpará y examinará el extremo del dedo para determinar el nivel de dolor que usted tiene y ver si hay señales de infección. Si el podólogo sospecha que usted tiene una fractura o un espolón óseo, puede ser necesario que le tomen radiografías. Si se observan manchas negras bajo la uña, es posible que deban hacerle más pruebas para determinar si hay otros problemas.

Tratamiento

Si el dolor es grave, tal vez sea necesario extraer la uña o perforarla para permitir el drenaje del líquido atrapado bajo la misma, a fin de aliviar la presión. Es posible que usen un anestésico local. También se puede aliviar el dolor mediante medicamentos con receta, o bien mojando o enfriando con hielo el área afectada. Si el dolor no es grave, tal vez no necesite tratamiento. Es posible que le reduzcan el espesor de la uña o que se la dejen tal como está hasta que caiga por sí misma. Cuando esto ocurra, crecerá una nueva uña en su lugar.

Prevención

Muchos de estos problemas pueden prevenirse usando zapatos adecuados y recortando correctamente las uñas. Para evitar infecciones, mantenga los pies limpios y secos. Si tiene diabetes, hable con su podólogo antes de iniciar cualquier tipo de autocuidado de estos problemas.

  • El calzado adecuado: Mídase los pies (el tamaño de los pies cambia con la edad). Use zapatos que den buen soporte al pie y espacio suficiente a los dedos para moverse. Use zapatos de materiales naturales, como el cuero, para que el pie pueda respirar.

  • Córtese las uñas correctamente: Para evitar problemas, recorte las uñas de forma recta, sin inclinar el corte hacia abajo en las esquinas. Si no puede cortarse las uñas usted mismo, pídale a su podólogo que lo haga.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.