Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Onfalocele y gastrosquisis en el recién nacido

La onfalocele y la gastrosquisis son dos problemas que pueden presentarse en el recién nacido. Éstos se producen cuando las estructuras del cuerpo que se supone que deben sostener el intestino dentro del abdomen (vientre) no se forman correctamente. Normalmente, la pared abdominal y una membrana recubren el intestino dentro del abdomen. En cambio, en la onfalocele y la gastrosquisis, todo o parte del intestino se desarrolla fuera del cuerpo del bebé. Asimismo, otros órganos pueden resultar afectados. Ambos problemas deben corregirse con cirugía.

¿Qué es la onfalocele?

En la onfalocele, el intestino sobresale del cuerpo a través de un defecto del cordón umbilical. El intestino está cubierto por una membrana que lo protege de las lesiones y los gérmenes. La onfalocele se produce tempranamente durante el desarrollo del bebé. Puede ser detectada mediante el ultrasonido antes del nacimiento. Sin embargo, algunas veces el bebé puede nacer por parto vaginal.

¿Qué es la gastrosquisis?

En la gastrosquisis, el intestino sobresale del abdomen a través de un defecto (abertura anormal) de la pared abdominal. Igualmente, otros órganos pueden salir del abdomen. No hay ninguna membrana que recubra y proteja estos órganos. Por eso, es muy probable que sufran lesiones o se infecten. Si se detecta la gastrosquisis en el ultrasonido, el bebé generalmente nace por cesárea. Esto ayuda a disminuir las lesiones que se podrían causar al intestino.

¿Cómo se tratan estos problemas?

Tanto la onfalocele como la gastrosquisis requieren cirugía. Ésta se realiza generalmente el mismo día que nace el bebé. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • El intestino y los demás órganos se colocan de nuevo dentro del abdomen. Se cierra el área de la piel por donde sobresalían los órganos.

  • Si el intestino está dañado, se puede extirpar una parte de éste antes de colocarlo de nuevo dentro del abdomen. Luego, se vuelven a conectar las secciones sanas del intestino.

  • En algunos casos, el abdomen del bebé es demasiado pequeño para contener todos los órganos. Los órganos deben colocarse dentro del abdomen gradualmente, para dar tiempo a que crezca. Puede ser necesario realizar más de una cirugía. 

  • Se suministrará el alimento al bebé por vía intravenosa hasta que el problema se haya corregido. La alimentación por vía intravenosa puede mantenerse durante algún tiempo después de la cirugía. El bebé permanecerá en la NICU (unidad de cuidados intensivos neonatales) durante ese tiempo.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo?

La condición del bebé dependerá del tamaño del defecto y de qué cantidad de intestino haya que extirpar. Es posible que se presenten problemas para alimentarlo durante mucho tiempo. Pregúntele al médico cómo evolucionará su bebé.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.