Fugas de aire en el recién nacido - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Fugas de aire en el recién nacido

Los pulmones  se inflan (se llenan de aire) cuando respiramos. En los pulmones, el aire viaja a través de vías respiratorias llamadas bronquios. Estos terminan en sacos minúsculos llamados alvéolos. Algunas veces, los alvéolos se rompen provocando una fuga de aire hacia el espacio comprendido entre los pulmones y la pared torácica. Estas fugas de aire producen problemas respiratorios y pueden dañar los pulmones.

¿Cuál es la causa de las fugas de aire?

Cualquier bebé puede presentar una fuga de aire. Éstas pueden ocurrir debido a:

  • Conexión a un ventilador (respirador) debido a un problema respiratorio. La presión de aire del ventilador puede provocar la ruptura de los alvéolos.

  • El síndrome de aspiración de meconio, un problema de salud que produce la irritación, daño e inflación excesiva de los pulmones (éstos se llenan de demasiado aire).

  • Llanto enérgico que produce la ruptura de los alvéolos. Al nacer, o poco después del nacimiento, algunos bebés lloran lo suficientemente fuerte como para ocasionar esto.

  • Problemas pulmonares que requieren que el bebé haga un mayor esfuerzo para respirar.

  • Causas desconocidas.

Tipos principales de fugas de aire

  • Enfisema intersticial pulmonar: rupturas minúsculas que ocurren en los alvéolos produciendo una fuga de aire hacia el tejido pulmonar. Esto hace presión sobre los alvéolos circundantes. Un número excesivo de estas pequeñas fugas puede ocasionar problemas mayores (neumotórax y neumomediastino) que se describen a continuación.

  • Neumotórax (colapso del pulmón): el aire se queda atrapado entre la pared torácica y el pulmón. Esta acumulación de aire ejerce presión sobre el pulmón, impidiendo que se infle y provocando así deficiencias respiratorias en el bebé.

  • Neumomediastino: fuga de aire hacia el pecho, hacia el espacio comprendido entre los dos pulmones. El aire atrapado ejerce presión sobre ambos pulmones.

Cómo se tratan las fugas de aire

El tratamiento de su bebé dependerá de la gravedad de la fuga de aire. Si el bebé no presenta problemas respiratorios, es probable que no se requiera ningún tratamiento. Una pequeña fuga de aire puede curarse por sí sola. En los casos más graves, los tratamientos constan de lo siguiente:

  • Una aguja o catéter (tubo pequeño y flexible) que se inserta en el espacio comprendido entre los pulmones y la pared torácica. Este instrumento se utiliza para extraer el aire y el proceso ayuda a extraer el aire que se ha fugado haciendo que la respiración vuelva a la normalidad. Sin embargo, si se trata de una fuga significativa de aire, es posible que se necesite de tratamiento adicional.

  • Un tubo torácico se inserta en el espacio comprendido entre los pulmones y la pared torácica. Este tubo se adhiere a un dispositivo succionador que extrae el aire atrapado de manera que los pulmones puedan expandirse nuevamente. Esto permite que el desgarro sane. El proceso de curación puede durar varios días durante los cuales el tubo deberá permanecer insertado.

  • El bebé puede necesitar ayuda respiratoria (como oxígeno adicional o un ventilador) hasta que cese la fuga de aire.

Primer plano de un bebé con la cabeza hacia un lado en el que se ven las vías respiratorias y los pulmones. Hay aire atrapado alrededor del pulmón izquierdo, que está colapsado.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo?

En la mayoría de los casos, una vez que se trata la fuga de aire, no se presentan problemas prolongados. Si es necesario utilizar un tubo torácico, es posible que se observen complicaciones poco comunes tales como sangrado interno o punción del pulmón. Algunos bebés que presentan fugas de aire pueden llegar a tener problemas respiratorios a largo plazo. Su pediatra puede darle información adicional acerca de su bebé.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.