Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Tratamiento de la anemia en el recién nacido

Si a su bebé recién nacido se le ha diagnosticado anemia, esto significa que la sangre del bebé contiene menos glóbulos rojos de lo normal. Los glóbulos rojos transportan oxígeno a través del cuerpo. Cuando un bebé tiene anemia, el cuerpo no recibe suficiente oxígeno. Esto hace que el bebé se sienta cansado y con menos energía. Muchos bebés presentan anemia leve pocos meses después del nacimiento. Estos casos no requieren tratamiento. Sin embargo, si la anemia de su bebé es más grave, debe someterse a un tratamiento para restablecer los glóbulos rojos a su nivel normal.

Indicios de anemia en el recién nacido

  • Períodos cortos sin respiración (apnea)

  • Respiración acelerada

  • Palidez

  • Aumento de peso deficiente

  • Menos actividad

Causas de la anemia

La anemia en el bebé puede ser causada por alguno de las siguientes condiciones:

  • Pérdida de sangre. Esta es una causa común de anemia en los bebés en la NICU (unidad de cuidados intensivos neonatales). Esto ocurre ya que a menudo es necesario tomar muestras de sangre del bebé para realizar pruebas. Un bebé que presente hemorragia (sangrado interno) también podría desarrollar anemia. En algunos casos, cierta cantidad de sangre del bebé pasa al flujo sanguíneo de la madre durante el embarazo, haciendo que el bebé tenga menos sangre. Esto se conoce como transfusión de feto a madre. La pérdida de sangre puede ocurrir igualmente en el caso de mellizos, cuando uno de los bebés recibe menos sangre que el otro durante el embarazo (lo que se conoce como transfusión de mellizo a mellizo).

  • Producción deficiente de glóbulos rojos. Esto ocurre si el bebé no recibe suficiente hierro (nutriente que ayuda a producir glóbulos rojos). Normalmente, el cuerpo del bebé almacena oxígeno durante los últimos meses del embarazo. Cuando un bebé nace antes de lo previsto, por lo general se habrá almacenado menos hierro y como resultado la producción de glóbulos rojos puede ser baja.

  • Corta duración de la vida de los glóbulos rojos (hemólisis). Esto significa que los glóbulos rojos del bebé no están viviendo el tiempo que deberían.   En algunos recién nacidos, esto sucede porque el tipo de sangre del bebé no es compatible con el de la madre. Durante el embarazo, el organismo de la madre produce sustancias llamadas anticuerpos que combaten los glóbulos rojos del bebé. Estos anticuerpos están ahora presentes en la sangre del bebé. Por consiguiente, los glóbulos rojos del bebé no viven lo suficiente. La hemólisis también puede tener otras causas. Consulte a su médico acerca de la causa de la hemólisis en su bebé.

Tratamiento de la anemia

  • Una transfusión de sangre permite incorporar sangre sana de un donante en el organismo del bebé. Esto se logra por vía intravenosa. El donante ayuda para restablecer a la normalidad el nivel de glóbulos rojos del bebé.

  • Puede administrarse medicamentos al bebé por vía intravenosa o mediante una inyección. Estos medicamentos estimulan al cuerpo del bebé a producir más glóbulos rojos.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo?

Una vez tratada, la anemia no produce complicaciones a largo plazo en la mayoría de los bebés. Consulte con su médico acerca de la evolución de su bebé.

Notas especiales para los padres de bebés prematuros

La anemia de prematuridad suele ocurrir en bebés prematuros nacidos antes de las 35 semanas de gestación. Esto sucede cuando el bebé nace antes de que su producción de glóbulos rojos alcance la madurez. Mientras más temprano nazca el bebé, mayor probabilidad habrá de que desarrolle anemia de prematuridad. Cuando se da de alta a un bebé prematuro en el hospital, a menudo se receta un suplemento de hierro. Esto ayuda a mantener el nivel normal de glóbulos rojos del bebé para así evitar la recurrencia de la anemia. Consulte a su pediatra para obtener más detalles.

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.