Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Retinopatía del prematuro (ROP)

Los bebés prematuros están expuestos a sufrir ROP. La ROP es un problema que puede afectar la visión. Consiste en un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de la retina (capa que se encuentra en el fondo del ojo). En los casos graves, los vasos sanguíneos pueden desprender la retina del fondo del ojo.

¿Qué produce la ROP?

La ROP se presenta porque los vasos sanguíneos de la retina no terminan de crecer hasta muy avanzado el embarazo. Si el bebé es prematuro, estos vasos no están completamente desarrollados al momento del nacimiento. Los vasos sanguíneos terminan de crecer después de que el bebé ha nacido. Algunos factores ambientales fuera del útero pueden hacer que crezcan anormalmente. Un problema puede ser el cambio de los niveles de oxígeno en la sangre. La ROP es más probable que se presente en los bebés prematuros de menor edad gestacional.

 

¿Cómo se diagnostica y controla la ROP?

El nivel del oxígeno en la sangre de todos los bebés prematuros que se encuentran en la NICU (unidad de cuidados intensivos neonatales) se controla muy de cerca. Los bebés que nacen antes de las 32 semanas de gestación o pesan 1500 gramos o menos son examinados por un oftalmólogo (médico de los ojos). Se administran gotas oculares para dilatar (expandir) la pupila del ojo. Esto le permite al médico ver a través de la pupila para revisar los vasos sanguíneos de la retina. Si el médico observa vasos sanguíneos anormales, se diagnostica la ROP en una escala del 1 (leve) al 5 (severa). También se observa la ubicación de los vasos sanguíneos. El primer examen puede realizarse alrededor de las 4–6 semanas después del parto. Según los resultados de este examen y de la edad gestacional del bebé, siempre es necesario hacer exámenes de control.

¿Cómo se trata la ROP?

La ROP leve (etapa 1 y 2) generalmente no requiere tratamiento. Los bebés con ROP moderada a severa pueden necesitar cirugía láser. Este tratamiento emplea la fotocoagulación láser para crear pequeñas quemaduras que generan tejido cicatricial. Estas cicatrices sellan los bordes de la retina, lo cual enlentece o revierte el crecimiento de vasos sanguíneos anormales, y así ayuda a evitar el desprendimiento. La cirugía láser con frecuencia resulta eficaz. No es probable que cause complicaciones.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo?

Muchos bebés con ROP no tienen efectos a largo plazo. Mientras más severa es la enfermedad, más probable es que produzca problemas de visión permanentes. La visión del bebé tendrá que ser evaluada dentro de los 6 meses siguientes después de salir del hospital para ver si requiere lentes o ejercicios del ojo. En muy pocos casos, la ROP puede producir ceguera.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.