Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Ductus arterioso permeable (PDA) en niños prematuros

Las arterias son vasos sanguíneos que llevan la sangre del corazón al resto del cuerpo. “Permeable” significa que puede ser traspasado por un líquido. “Ductus arterioso” significa canal arterial. Entonces, el ductus arterioso permeable (PDA, por sus siglas en inglés) es una comunicación entre dos arterias. Se trata de la arteria pulmonar y la aorta. La pulmonar va del corazón a los pulmones. La aorta es la principal arteria que lleva la sangre del corazón a las arterias menores. El PDA es una estructura normal en el feto. Mientras está dentro del útero, el bebé no respira. Mientras el bebé está en el útero, el PDA permite que la sangre fluya de la arteria pulmonar a la aorta, sin pasar por los pulmones. Normalmente, el PDA se cierra durante los primeros días de vida. Sin embargo, en algunos bebés, permanece abierto, lo que permite que la sangre oxigenada que viene de la aorta se mezcle con sangre desoxigenada que viene de la arteria pulmonar. En los Estados Unidos, este es un defecto congénito (presente al nacer) bastante común y es más frecuente en los bebés prematuros, aunque también se encuentra en los que nacieron a término. Así mismo, puede estar relacionado con otros defectos congénitos del corazón y es más común en las bebés. 

¿Cuándo se convierte el PDA en un problema?

Si el PDA permanece abierto más allá de los primeros días después del nacimiento, puede forzar el corazón y aumentar la presión arterial en los pulmones. Esto, a su vez, causa congestión pulmonar (acumulación de líquido en los pulmones) y puede dificultar la respiración del bebé. El corazón también tiene que trabajar más.

¿Cómo se diagnostica el PDA?

El problema puede detectarse con un ecocardiograma (examen de imagen por ultrasonido del corazón del bebé). Aunque en los casos leves es posible que no se presenten síntomas, algunos son:

  • Soplo cardíaco

  • El pulso es más fuerte de lo normal en la parte superior del cuerpo y disminuye o está ausente en las piernas

  • Niveles bajos de oxígeno en las piernas y en la parte inferior del cuerpo

  • Signos de insuficiencia cardíaca, tales como sudor entre las alimentaciones

  • Dificultad para respirar

¿Cómo se trata el PDA?

El canal puede cerrarse por sí solo, sin tratamiento. En caso contrario, los tratamientos incluyen:

  • Medicamentos. Algunos medicamentos pueden estrechar la arteria, reduciendo el canal y permitiendo que se cierre. Los medicamentos se administran por vía intravenosa durante algunos días. Durante este tiempo, el bebé es observado muy de cerca.

  • Procedimiento de cateterización. Se puede realizar si el PDA es pequeño y si no funcionó el tratamiento farmacológico (medicamentos). Los niños deben ser lo suficientemente grandes como para cumplir los requisitos para realizar el procedimiento. Por medio de un catéter (tubo largo y delgado) introducido en la pierna, se hace avanzar un espiral pequeño de metal u otro dispositivo hasta el PDA y se coloca como un tapón para bloquear la circulación de la sangre entre los dos vasos.

  • Cirugía. Puede realizarse si el bebé no tolera los medicamentos o si el tratamiento con estos no surte efecto. Normalmente se hace en los niños que son demasiado pequeños para un procedimiento con catéter o si este no dio resultado. El cirujano puede recomendar esta cirugía si se planeó tratamiento para otros defectos cardíacos congénitos relacionados. El cirujano hace una incisión entre las costillas del lado izquierdo del pecho y coloca grapas o cose la abertura del vaso sanguíneo. Esta cirugía no abarca el músculo del corazón y da muy buenos resultados con un riesgo bajo de complicaciones.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo?

Una vez que el canal está cerrado, es infrecuente que se presenten efectos a largo plazo.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.