Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Las enfermedades de transmisión sexual en los adultos mayores

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son lo que antes solía llamarse enfermedades venéreas. Este tipo de enfermedades pueden transmitirse de una persona a otra durante las relaciones sexuales. Toda persona sexualmente activa tiene riesgo de contraer ETS. Si ha tenido relaciones sexuales solamente con una persona desde hace muchos años, es poco probable que tenga riesgo. Pero si ha tenido relaciones sexuales con más de una persona o ha empezado recientemente a tener relaciones con alguien, esta hoja contiene información importante para usted.

La edad no implica protecciónHombre y mujer mayores juntos en una cama.

Tal vez usted tenga la impresión de que las ETS son sobre todo un problema para los jóvenes. Pero eso no es cierto. Estas enfermedades pueden afectar a cualquiera, independientemente de si es joven o mayor, hombre o mujer, homosexual o heterosexual. Cualquier persona que tenga relaciones sexuales puede contraer una ETS. ¡Incluso usted!

¿Qué factores aumentan el riesgo?

La mayoría de las ETS se transmiten por contacto con fluidos corporales, lesiones genitales o sangre de una persona infectada. Usted corre riesgo de contraer una ETS si:

  • Ha tenido relaciones sexuales con una persona que tenga una ETS.

  • Mantiene relaciones sexuales con distintas personas (esto aumenta la probabilidad de que una de estas personas tenga una ETS).

  • Ha tenido relaciones sexuales con alguien nuevo sin haber utilizado un condón de látex.

  • Piensa que alguna de las situaciones anteriores puede ser aplicable a una de las personas con las que tiene o ha tenido relaciones sexuales.

¿Existen riesgos adicionales?

El VIH (el virus que causa el SIDA) y la hepatitis pueden transmitirse de otras maneras aparte del sexo, por ejemplo:

  • Si se inyecta drogas con una aguja usada por otra persona.

  • Si ha recibido una transfusión de sangre antes de 1985 o en un país en el que la sangre no se analiza para detectar la presencia de VIH y otros virus.

Hágase un examen médico

Si cree que puede haber contraído una ETS, hágase las pruebas médicas necesarias para averiguarlo. Cuanto antes se detecte la presencia de una ETS, antes podrá comenzar a recibir tratamiento. El tratamiento temprano reduce el daño que las ETS hacen al cuerpo. Al hacerse las pruebas, tendrá la oportunidad de hablar con un profesional de la atención médica acerca de los riesgos y cómo evitar transmitir la enfermedad a otras personas.

Los resultados de las pruebas

Para algunas ETS, los resultados de la prueba se obtienen de inmediato, mientras que para otras pueden tardar hasta 2 semanas. Hablar con un profesional de la atención médica acerca de los resultados puede ayudarle a interpretarlos correctamente. Si el riesgo continúa después de haberse hecho las pruebas, probablemente le aconsejarán que vuelva a hacérselas periódicamente. Si descubre que tiene una ETS, su proveedor de atención médica podrá ayudarle a informar a las personas con las que ha tenido relaciones sexuales para que se hagan las pruebas y puedan recibir tratamiento si han contraído la enfermedad.

Cómo puede protegerse

Si tiene relaciones sexuales, existen dos reglas básicas para protegerse. En primer lugar, limite el número de personas con las que mantiene relaciones sexuales. En segundo lugar, utilice un condón cada vez que tenga relaciones sexuales. Hablar acerca de las ETS con las personas con quienes tiene relaciones es también una medida importante para protegerse a sí mismo y a los demás.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.