Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Reflujo gastroesofágico en los bebés

GERD son las siglas en inglés del reflujo gastroesofágico. Tal vez haya oído también llamarlo “indigestión ácida” o “acidez estomacal”. El reflujo gastroesofágico ocurre cuando la comida que está en el estómago sube (refluye) hacia el esófago (el conducto que conecta la boca con el estómago). Este trastorno es común en los bebés. De hecho, más del 50% de los bebés tiene reflujo gastroesofágico durante los primeros 3 meses. Estos bebés suelen expulsar el alimento por la boca (regurgitar) poco después de haberlo ingerido. Algunas veces lo expulsan (regurgitan) al toser o al llorar y también es posible que estén nerviosos o irritados durante la alimentación o poco después. En general, el reflujo gastroesofágico de los bebés desaparece entre los 12 y los 18 meses de edad.

Hombre que sostiene un bebé por encima del hombro. Cómo saber si el reflujo gastroesofágico representa un problema

Si el bebé está contento y gana peso normalmente, lo más probable es que el reflujo gastroesofágico no le esté causando daño. Pero la presencia de ciertos síntomas puede ser señal de un problema más serio. Informe a su proveedor de atención médica si el bebé tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Presencia de sangre o un líquido verdoso o amarillento en el vómito.

  • Crecimiento o ganancia de peso insuficientes.

  • Rechaza continuamente la comida.

  • Dificultades para comer o tragar.

  • Problemas respiratorios (sonido sibilante, tos persistente o dificultad para respirar).

  • Despierta por la noche tosiendo o respirando con dificultad (con sonidos sibilantes).

Ayude a su niño a sentirse mejor

Lo más probable es que el reflujo gastroesofágico de su bebé desaparezca por sí solo. Mientras tanto, las siguientes medidas pueden ser útiles para ayudar a reducir el reflujo y la regurgitación o expulsión del alimento por la boca:

  • Dele al bebé menos cantidad de alimento en cada comida, pero con mayor frecuencia. (No lo alimente de nuevo si expulsa el alimento (regurgita); espere hasta la comida siguiente.)

  • Asegúrese de que el bebé esté en posición vertical cuando lo alimenta.

  • Haga eructar suavemente al bebé al terminar de amamantarlo de cada seno, o después de 1–2 onzas de una botella.

  • Mantenga al bebé sentado o en posición vertical durante al menos 30 minutos después de cada comida.

  • Si alimenta al bebé con biberón, pregúntele al médico acerca de la posibilidad de espesar la leche materna o la fórmula.

  • Evite la ropa y los pañales demasiado ajustados en la cintura.

  • No exponga al bebé al humo del tabaco.

Lo que su proveedor de atención médica puede hacer

Si el niño tiene síntomas más serios de reflujo gastroesofágico, el médico o la enfermera le ayudarán a aliviarlos. Su proveedor de atención médica puede sugerir algunos cambios, además de los descritos anteriormente (por ejemplo, elevar la cabecera de la cuna o probar a darle un tipo de fórmula diferente). A veces se recetan medicamentos y en algunos casos es posible que le hagan ciertas pruebas para determinar con seguridad la causa de los síntomas del bebé.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.