Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta: respiración diafragmática (controlada)

Si tiene problemas pulmonares, es posible que le resulte difícil respirar en forma profunda. Aprender a hacer una respiración controlada permite que llegue y salga más aire de sus pulmones, lo cual le ayudará a aliviar la dificultad para respirar. La respiración diafragmática o abdominal le ayuda a respirar usando su diafragma, que es un músculo grande que cumple una función importante en la respiración. Está ubicado debajo de sus pulmones y separa su pecho de su abdomen (barriga).

Cuidados en la casa

Siga estos pasos para usar la respiración controlada:

  • Siéntese en una silla cómoda o acuéstese boca arriba con una almohada debajo de su cabeza y las rodillas flexionadas.

  • Relaje los músculos de su cuello y hombros.

  • Coloque una mano sobre su abdomen, la zona de su estómago, y coloque la otra mano en la parte superior de su pecho.

  • Inhale lentamente por la nariz lo más profundo que le sea posible. Cuente hasta 2. A medida que inhale, su abdomen deberá empujar su mano. Su pecho debe permanecer quieto.

  • Exhale lentam

    ente con los labios como diciendo la letra "u" (labios fruncidos) mientras cuenta hasta  4. Deberá sentir que los músculos de su estómago se mueven hacia adentro.

  • Repita los pasos anteriores hasta que se sienta relajado y no tenga dificultad para respirar.

Hombre sentado en una silla exhalando por la boca. Hombre sentado en una silla inhalando por la nariz. Hombre sentado en una silla respirando con los labios semicerrados en forma de “u”.

 











Visitas de control

  • Programe una visita de control según le indique el personal médico.

 

Cuándo debe llamar al médico

Llame a su médico de inmediato si nota cualquiera de estos síntomas:

  • Falta de aliento que no mejora con los ejercicios de respiración controlada ni el  medicamento

  • Respiración con silbidos o tos

  • Aumento de mucosidad

  • Mucosidad amarillenta, verdosa, con sangre u olor desagradable

  • Fiebre o escalofríos

  • Tensión en el pecho que no se alivia con el medicamento normal

  • Ritmo cardíaco irregular

  • Tobillos hinchados

  • Dificultad para continuar con sus actividades habituales

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.