Instrucciones de alta: Cuide de su línea central - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta: Cuide de su línea central

Se está yendo a casa con una línea central. También se llama catéter venoso central (CVAD). Esa línea es un tubo blando y pequeño que tiene colocado en una vena que va hasta su corazón. Se usa para inyectarle medicamentos durante el tratamiento, y la quitarán cuando deje de necesitarla. En su casa, necesitará ocuparse de su línea central para que siga funcionando correctamente. Y, dado que una línea central presenta un alto riesgo de infección, debe tener especial cuidado de lavarse las manos y prevenir que los gérmenes se propaguen Esta hoja le ayudará a recordar qué debe hacer en su casa.

Proveedor de atención médica hablándole a una mujer en bata de hospital.

Entienda cuál es el papel que usted debe cumplir

  • Una enfermera u otro proveedor de atención médica le enseñarán a usted y a sus cuidadores a cuidar de su línea central. Antes de salir del hospital, asegúrese de entender qué debe hacer en casa, cuánto tiempo necesitará la línea central y cuándo debe hacer una cita de control.

  • Probablemente, le indicarán que enjuague la línea central con solución salina o heparina. También puede que le indiquen que deberá cambiar los tapones de los puntos de inyección del catéter y cambiar la venda o apósito. O, quizás una enfermera haga esto por usted durante sus citas de control. Sólo haga estas cosas si le dicen que así lo haga. Respete las instrucciones que le dan.

Proteja su línea central

Si su línea central se daña, no funcionará correctamente y podría elevar su riesgo de infección. Llame a su equipo de atención médica de inmediato si nota algún daño. Para proteger su línea central en su casa:

  • Prevenga las infecciones. Practique una buena higiene de las manos siguiendo los pasos que se detallan en esta hoja. No toque el catéter ni la venda a menos que necesite hacerlo. Y siempre lávese las manos antes y después de tocar cualquier parte de la línea central. Sus cuidadores, familiares y cualquier persona que venga a visitarle también deberían lavarse o limpiarse bien las manos.

  • Mantenga la línea central seca. El catéter y la venda deben permanecer secos. No tome baños en la tina, no vaya a nadar, no use un jacuzzi ni haga ninguna otra actividad que pudiera mojar su línea central. Al ducharse, cubra la zona con un envoltorio plástico u otro tipo de cubierta, según le recomiende su proveedor de atención médica. Y mantenga la zona alejada del agua que cae. Si la venda se humedece, cámbiela sólo si le indicaron cómo hacerlo. De lo contrario, llame a su equipo de atención médica de inmediato para pedir ayuda.

  • Evite dañar la línea. No use ningún objeto cortante o con punta cerca del catéter. Por ejemplo, tijeras, pinzas, cuchillos, rasuradoras, o cualquier otra cosa que pudiera pinchar o cortar la línea. Asimismo, evite que algo pueda engancharse o rozar el catéter, como podría hacerlo la ropa.

  • Observe si aparecen signos de problemas. Preste atención a cuánto del catéter sobresale de su piel. Si ese llega a suceder, informe a su proveedor de atención médica. Además, observe si tiene grietas, pérdidas o algún otro daño. Y, si la venda se ensucia, se suelta, o se humedece, cámbiela (si le enseñaron cómo hacerlo) o llame a su equipo de atención médica de inmediato.

  • Evite que su pecho esté a un nivel más bajo que su cintura. Eso incluye acciones tales como inclinarse para atarse los cordones. Si su pecho se inclina por debajo del nivel de su cintura, especialmente si es por un largo tiempo, la punta interna del catéter podría salirse de su lugar en la vena.

  • Informe a su equipo de atención médica si vomita o tiene tos fuerte. Eso también puede hacer que la punta del catéter se salga de su lugar.

Prevenga la infección con una buena higiene de sus manos

Una línea central puede hacer que entren gérmenes en su cuerpo, lo cual puede causar infecciones graves que, incluso, podrían poner en peligro su vida. Para prevenir las infecciones, es muy importante que usted, las personas que le cuidan y las demás personas que estén a su alrededor tengan siempre las manos bien limpias. Esto significa que debe lavarse muy bien las manos con agua y jabón, y limpiarlas con un gel para manos con base de alcohol, según le indiquen. No toque nunca la línea central ni la venda o apósito sin haberse limpiado o lavado las manos primero.

Para lavarse las manos con agua y jabón:

  1. Humedezca sus manos con agua tibia. (Evite el agua caliente, porque eso puede irritarle la piel si se lava las manos con frecuencia).

  2. Coloque jabón suficiente como para cubrir toda la superficie de sus manos, incluidos sus dedos.

  3. Restriegue sus manos con fuerza durante al menos 15 segundos. Limpie bien tanto el frente como la parte posterior de cada mano hasta la muñeca, los dedos y las uñas, entre los dedos y cada pulgar.

  4. Enjuague sus manos con agua tibia.

  5. Séquese bien las manos con una toalla de papel nueva (sin uso). No use una toalla de tela ni ningún otro tipo de toalla reutilizable, porque podrían tener gérmenes.

  6. Use la toalla de papel para cerrar el grifo y luego deséchela. Si se encuentra en un cuarto de baño, use también una toalla de papel para abrir la puerta, así evitará tocar el picaporte.

Si no tiene acceso a agua y jabón: Use un gel con base de alcohol para limpiarse las manos. Este gel tiene que tener al menos 60% de alcohol. Siga las instrucciones escritas en el envase. Su equipo de atención médica puede responder las preguntas que tenga sobre cuándo usar gel para manos, o cuándo es mejor lavarse con agua y jabón.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de inmediato si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor o ardor en el hombro, pecho, espalda, brazo o pierna

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más

  • Escalofríos

  • Signos de infección en el lugar donde está el catéter (dolor, enrojecimiento, supuración, ardor o picazón)

  • Tos, silbidos o falta de aire

  • Latidos irregulares o más rápidos que lo normal

  • Rigidez en los músculos o dificultad para moverse

  • Ruidos de gorgoteo que provienen del catéter

  • El catéter se ha salido, se rompió, se agrietó, pierde o tiene algún otro daño

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.