Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta para un ataque cerebral

Le han diagnosticado un ataque cerebral (llamado también accidente cerebrovascular). Durante un ataque cerebral, la sangre deja de fluir hacia alguna parte del cerebro. Esto puede dañar áreas del cerebro que controlan otras partes del cuerpo. Los síntomas posteriores al ataque cerebral dependen de la parte del cerebro afectada.

Factores de riesgo de un ataque cerebral

Una vez que usted ha tenido un ataque cerebral tiene un mayor riesgo de que le repita. A continuación se enumeran algunos otros factores que pueden aumentar su riesgo de otro ataque cerebral:

  • Presión arterial alta

  • Colesterol sanguíneo alto

  • Fumar cigarrillos o cigarros

  • Diabetes

  • Enfermedad de la carótida u otra enfermedad arterial

  • Fibrilación auricular, aleteo auricular u otra enfermedad del corazón

  • Inactividad física

  • Obesidad

  • Ciertos trastornos sanguíneos (como anemia falciforme)

  • Uso excesivo de alcohol

  • Abuso de drogas ilegales

  • Raza

  • Sexo

  • Dieta alta en alimentos salados, fritos o grasos

Cambios en el estilo de vida

Después de un ataque cerebral, podría resultarle difícil hacer las tareas habituales, pero puede aprender nuevas formas de hacerlas. De hecho, hacer las actividades cotidianas puede ayudarle a recuperar la fortaleza de los músculos y de los miembros afectados. Tenga paciencia, recuerde que la adaptación a los efectos de un ataque cerebral toma tiempo, y aprenda a apreciar el progreso que vaya haciendo.

Actividades diarias

Mujer que se prepara para ducharse. El compartimiento de la ducha cuenta con duchador de mano, barras para sostenerse y una silla para ducha.

  • Existe el riesgo de caerse. Haga los cambios necesarios en su hogar que le permitan caminar con más facilidad. Un terapeuta decidirá si usted necesita un dispositivo de ayuda para caminar de manera segura.

  • Quizá deba consultar con un terapeuta ocupacional o un fisioterapeuta para aprender nuevas formas de hacer sus actividades. Por ejemplo, es posible que deba hacer algunos cambios en la manera de bañarse o vestirse.

    • Siga estos consejos para ducharse o bañarse:

      • Pruebe la temperatura del agua con la mano o con el pie no afectado por el ataque cerebral.

      • Utilice agarraderas, un asiento de inodoro, una ducha de mano y un cepillo con mango largo.

    • Siga estos consejos para vestirse:

      • Vístase sentado y comience con el lado o el miembro afectado.

      • Use camisas que pasen fácilmente por la cabeza y pantalones o faldas con cintura elástica.

      • Póngale cintas a los cierres de las cremalleras para poder abrirlas y cerrarlas más fácilmente.

Cambios en el estilo de vida

  • Tome los medicamentos exactamente como le indiquen, sin saltarse ninguna dosis.

  • Modifique la dieta si su médico se lo ha ordenado. Su médico podría sugerirle que reduzca el consumo de sal. En ese caso, siga estos consejos:

    • Limite el consumo de alimentos enlatados, secos, de paquete y las comidas rápidas, ya que suelen tener un alto contenido de sal.

    • Cuando cocine, sazone la comida con hierbas en lugar de sal.

    • No agregue sal a la comida cuando ya esté servida en la mesa.

  • Inicie un programa de ejercicios. Consulte con su médico sobre la forma en que puede comenzar. Podría beneficiarse haciendo actividades simples, como caminar o trabajar en el jardín.

  • Limite el consumo de alcohol a no más de 2 bebidas alcohólicas al día.

  • Conozca su nivel de colesterol. Siga las recomendaciones de su médico sobre cómo controlar el colesterol.

  • Si fuma, deje de hacerlo. Inscríbase en un programa para dejar de fumar a fin de aumentar sus probabilidades de éxito. Consulte con su médico sobre los medicamentos y otros métodos que le ayudarán a dejar de fumar.

Visitas de control

  • Vaya a todas sus visitas de control. Las visitas de control estrictas son importantes para la rehabilitación y recuperación de un ataque cerebral.

  • Algunos medicamentos requieren análisis de sangre para verificar el progreso o los problemas. Hágase todos los análisis de sangre que su médico le ordene.

 

Cuándo debe obtener atención médica

Llame de inmediato al 911 si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Debilidad, hormigueo o pérdida de sensibilidad en un lado de la cara o del cuerpo

  • Visión doble repentina o problemas de visión en uno o ambos ojos

  • Problemas repentinos para hablar o para pronunciar claramente las palabras

  • Problemas para comprender a otras personas

  • Dolor de cabeza repentino y severo

  • Mareo, pérdida de equilibrio o sensación de que se está cayendo

  • Pérdida del conocimiento

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.