Instrucciones de alta para la crisis drepanocitaria (pediátrica) - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta para la anemia drepanocítica y la crisis drepanocítica (pediátrica)

A su niño le diagnosticaron una anemia drepanocítica. Con esta enfermedad, los glóbulos rojos de la sangre tienen forma de hoz o media luna, y no transportan el oxígeno tan bien como los glóbulos rojos redondos (normales). La anemia drepanocítica es una enfermedad hereditaria, y es más común entre la raza negra. No es contagiosa. La anemia drepanocítica no puede curarse, pero puede ser controlada.

Una crisis drepanocítica sucede cuando hay un gran número de estos glóbulos que se agrupan y se acumulan en los vasos sanguíneos. Durante una crisis drepanocítica, su niño podría sentir un dolor intenso en el pecho, el abdomen, los brazos y las piernas. Una crisis puede durar horas o hasta días y puede suceder varias veces al año. Esto es lo que debe hacer para ayudar a su niño.

Síntomas que debe vigilar

  • Revise para detectar si hay úlceras o heridas en las piernas de su niño. Estas son causadas por una mala circulación sanguínea y son una señal de que la anemia drepanocítica no está bajo control.

  • Revise para detectar si hay hinchazón, dolor, enrojecimiento o calor en las manos o los pies. En los varones, observe para detectar si el niño tiene una erección que no desaparece (priapismo).

Tratamiento

  • Obtenga tratamiento para cualquier tipo de infección, enfermedad o problema médico que tenga el niño, tales como gripes, catarros e infecciones de la piel.

  • Llame al médico del niño si no está seguro acerca del tratamiento que debe darle. Es muy importante que el niño obtenga el tratamiento adecuado a sus problemas de salud para evitar posibles complicaciones como consecuencia de la anemia drepanocítica.

  • Durante una crisis drepanocítica, asegúrese de seguir dándole su medicamento para el dolor según lo recetó el médico. Si el dolor no se alivia, llame al médico.

Cuidados en la casa

  • Procure que su niño haga ejercicio regularmente, pero no hasta el punto de cansarse demasiado. Asegúrese de que beba muchos líquidos cuando haga ejercicio.

  • Su niño debe evitar actividades extremadamente fatigosas y los deportes que impliquen contacto brusco, como el futbol.

  • Procure que su niño beba muchos líquidos, especialmente cuando haga calor, para evitar la deshidratación.

  • Vista a su niño con ropa abrigada si tiene que estar afuera cuando hace frío o si tiene que estar dentro de edificios con aire acondicionado cuando esté haciendo calor.

  • No permita que su niño nade en agua fría.

  • Si su niño tiene que viajar en avión, debe hacerlo en aviones comerciales solamente. Si tiene que viajar en aviones no presurizados, hable con el médico de su niño sobre las precauciones adicionales que debe tomar.

Visitas de control

Programe una visita de control según le indique el personal médico.

Cuándo debe llamar al médico de su niño

Llame al médico de su niño inmediatamente si presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4°F o más

  • Problemas para respirar o dolor en el pecho

  • Manos o pies hinchados

  • Dolor que no se alivie con los medicamentos que le da en casa

  • Palidez repentina de la piel o en la base de las uñas

  • Aumento del color amarillo en la piel o en los ojos (ictericia)

  • Hinchazón en el vientre

  • Erección del pene que no desaparece

  • Problemas para oír o para ver; cambios en el habla

  • Debilidad en un lado del cuerpo

  • Dolor de cabeza

  • Cojera, inflamación o dolor de las articulaciones, o dolor muscular

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.