Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta para la hipernatremia (pediátrica)

A su niño le han diagnosticado hipernatremia, lo cual es un exceso de sodio en la sangre. La hipernatremia puede ser causada por un consumo elevado de sal, pero es más comúnmente el resultado de la pérdida de líquidos. Normalmente, el cuerpo de su niño mantiene un equilibrio de sodio en la sangre, igualando la cantidad de sodio que se consume con la cantidad que desechan los riñones. Puede ocurrir una pérdida excesiva de líquidos si los riñones desechan demasiada orina (llamada poliuria). La pérdida de líquidos también puede ser causada por el sudor excesivo durante el clima cálido o el ejercicio, por diarrea o vómito, o por no beber suficiente agua.

La hipernatermia puede causar sed excesiva, fatiga, confusión y baja presión arterial. Si no es tratada prontamente, la hipernatremia puede provocar la pérdida del conocimiento, convulsiones y hasta la muerte.

Cuidados en la casa

  • Procure que su niño beba más líquidos según las instrucciones del médico.

  • Haga que le revisen su nivel de sodio regularmente. Esto es especialmente importante si su niño está tomando un diurético (medicamento que evita que el cuerpo retenga agua).

  • Pídale instrucciones al médico que atiende a su niño para la reposición de líquidos en caso de que su niño tenga vómito o diarrea.

  • Informe al médico sobre todos los medicamentos con o sin receta que esté tomando su niño. Algunos medicamentos pueden aumentar los niveles de sodio.

  • Déle todos los medicamentos a su niño exactamente según las indicaciones.

  • Asista a todas las visitas de control. El médico que atiende a su niño deberá monitorear de cerca su afección, especialmente si tiene otra afección médica que sea la causa de la hipernatremia.

Visitas de control

  • Programe una visita de control según le indique el personal médico.

Cuándo debe llamar al médico

Llame al médico inmediatamente si su niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Contracciones, espasmos o calambres musculares

  • Fatiga

  • Confusión

  • Pérdida del conocimiento, desmayos

  • Mareos

  • Aturdimiento

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.