Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta para la enfermedad de Graves (pediátrica)

A su hijo le han diagnosticado la enfermedad de Graves. Esta afección es consecuencia de una glándula tiroides hiperactiva que produce demasiada hormona tiroidea (esto se conoce como hipertiroidismo). El hipertiroidismo puede causar una variedad de síntomas y afectar todas las funciones corporales. La hormona tiroidea es importante para el crecimiento y metabolismo del cuerpo. Si su hijo tiene una cantidad excesiva de hormona tiroidea, muchos de los procesos corporales se aceleran. Las tres opciones disponibles para tratar la enfermedad de Graves son: medicamentos, radiación o cirugía. Esto es lo que debe saber acerca del cuidado en la casa después del tratamiento.

Medicamentos

Su proveedor de atención médica conversará con usted sobre las opciones de medicamentos. Se pueden considerar dos medicamentos antitiroideos. Además de estos fármacos, al inicio del tratamiento se pueden usar otros medicamentos, por ejemplo bloqueadores beta, para controlar los síntomas.

 

Los medicamentos antitiroideos pueden provocar efectos secundarios, por ejemplo, comezón de piel, o síntomas más serios como náuseas/vómitos persistentes, piel amarillenta o dolor muscular. Comunique a su proveedor de atención médica todos los síntomas nuevos para que este pueda determinar si los medicamentos son la causa.

 

Es más común que la enfermedad de Graves se remita (retroceda) en los niños y los adolescentes, aunque es posible que esto demore un tiempo largo. La remisión es más exitosa si la medicación antitiroidea no se suspende hasta que la tiroides haya recuperado su tamaño normal.

 

Siga estos consejos sobre cómo tomar los medicamentos antitiroideos:

  • Nunca termine el tratamiento de su hijo por su cuenta. Si lo hace, probablemente volverán los síntomas.

  • Asegúrese de que su hijo tome su medicamento siguiendo exactamente las indicaciones.

    • Haga que su hijo tome su medicamento a la misma hora todos los días. Según las necesidades de su hijo, los medicamentos se pueden administrar una, dos o tres veces al día.

    • Guarde las pastillas en un pastillero marcado con los días de la semana. Esto le ayudará a recordar si le ha dado el medicamento a su hijo todos los días según las indicaciones.

  • Consulte con su proveedor de atención médica sobre la posibilidad de usar pomadas o lágrimas artificiales para aliviar los ojos de su hijo..

Otros cuidados en la casa

  • Si los párpados de su hijo están hinchados de ambos lados, use más almohadas en la cama para elevar la cabeza de su hijo.  Dormir con la cabeza elevada puede disminuir la hinchazón de los párpados.

  • Proteja los ojos de su hijo del polvo y viento seco.  Si su hijo tiene la edad para hacerlo, podría usar lentes con guardas laterales para protegerse los ojos.

  • Lleve una tarjeta en su cartera que diga:

    • Su nombre e información de contacto

    • El nombre y la información de contacto del médico de su hijo

    • El nombre de la enfermedad de su hijo

    • La marca y la dosis del medicamento de su hijo

Visitas médicas

  • Durante sus visitas regulares, avise al médico de su hijo sobre cualquier síntoma de hipertiroidismo (exceso de hormona tiroidea) tal como:

    • Inquietud

    • Pérdida acelerada de peso

    • Sudoración

  • Durante sus visitas regulares, informe al médico de su hijo cualquier síntoma de hipotiroidismo (escasez de la hormona tiroidea, lo cual podría ser un efecto secundario del tratamiento), tal como:

    • Cansancio o lentitud

    • Manos, cara o pies hinchados

    • Voz ronca

    • Dolor muscular

    • Pulso lento (menos de 60 latidos por minuto)

Visitas de control

  • Programe una visita de control según le indique nuestro personal.

  • Coordine las citas y asista para consultar al proveedor de atención médica de su hijo y hacerle las pruebas de laboratorio necesarias. Es probable que su hijo necesite vigilancia por el resto de su vida.

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al médico de inmediato si su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre:

    • En un bebé de menos de 3 meses, una temperatura rectal de 100.4°F (38.0°C) o más alta

    • En niños de 3 a 36 meses, una temperatura rectal de 102°F (39.0ºC) o más

    • En un niño de cualquier edad, una temperatura de 103°F (39.4ºC) o más alta

    • Un niño menor de 2 años tiene fiebre y dura más de 24 horas o 3 días si el niño tiene 2 años o más

    • Una convulsión causada por la fiebre

  • Insomnio, ansiedad, temblores

  • Sensación de sudoración y calor, aun cuando los demás estén cómodos

  • Falta de aire (dificultad para respirar) 

  • Dificultad para enfocar la vista

  • Ojos saltones (mirada fija excesiva o parpadeo infrecuente)

  • Pérdida de peso sin razón obvia

  • Pulso acelerado (más de 100 latidos por minuto)

  • Agrandamiento de la glándula tiroides (bocio en el frente del cuello)

  • Diarrea

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.