Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Instrucciones de alta para el cáncer de ovario

A usted le han diagnosticado cáncer de ovario, que es el crecimiento anormal y descontrolado de células en el ovario. La cirugía es el tratamiento más común para el cáncer de ovario. La mayoría de los médicos recomiendan la extirpación del útero, las trompas de Falopio y los ovarios (histerectomía completa). Asimismo, puede que le extirpen los ganglios linfáticos de la zona durante la cirugía. También es posible que se use quimioterapia. Usted ha conversado con su médico en detalle sobre su plan de tratamiento. Esta hoja le ayudará a recordar cómo cuidarse después de la cirugía y el tratamiento con quimioterapia.

Cuidados en la casa después de la cirugía

Esto es lo que debe hacer en casa después de la cirugía para el cáncer de ovario.

Actividad

  • Pídales a otras personas que le ayuden con las tareas y diligencias mientras usted se recupera.

  • Para evitar el esfuerzo en sus heridas quirúrgicas, no levante objetos que pesen más de 10 libras (4.5 kg) por seis semanas después de la cirugía.

  • No pase la aspiradora ni haga otros trabajos fatigosos de la casa hasta que el médico se lo autorice.

  • Trate de no subir las escaleras en las dos primeras semanas después de la cirugía. Si tiene que hacerlo, suba lentamente y haga una pausa cada dos o tres escalones.

  • Camine tan a menudo como pueda.

  • Dúchese como lo hace normalmente.

  • No conduzca por, al menos, dos semanas después de la cirugía. No conduzca mientras esté tomando medicamentos para el dolor que contengan narcóticos.

  • Pregúntele al médico cuándo puede volver al trabajo.

Cuidado de la herida

  • Lave la zona de la incisión con agua y jabón. Séquela dando toques suaves. No frote la herida.

  • No aplique aceites, talcos, lociones ni cremas sobre la herida.

  • Inspeccione la zona de la herida todos los días para detectar si hay un aumento del enrojecimiento, secreción, hinchazón o separación de la piel.

Otros cuidados en la casa

  • Tome los medicamentos exactamente según lo indicado.

  • Siga haciendo los ejercicios de tos y respiración profunda que aprendió en el hospital.

  • No introduzca nada en su vagina (no use tampones o duchas vaginales y no tenga penetración sexual) hasta que el médico lo autorice.

  • Reporte los bochornos, cambios de humor o irritabilidad al médico. Quizá existan algunos medicamentos que le puedan ayudar.

  • Reanude su dieta según pueda tolerarla. Siga una dieta sana y bien equilibrada.

  • Evite el estreñimiento:

    • Coma frutas, vegetales y granos integrales.

    • Beba de 6 a 8 vasos de agua al día, a menos que le indiquen otra cosa.

    • Use un laxante o un ablandador de heces suave si lo autoriza su médico.

Cuidados en la casa después de la quimioterapia

Esto es lo que debe hacer en casa después de la quimioterapia para el cáncer de ovario. 

Prevenga las lesiones en la boca

Muchas personas tienen lesiones en la boca durante la quimioterapia. No se desanime si a usted también le ocurre esto, aun cuando esté siguiendo todas las instrucciones del médico. Haga lo siguiente para ayudar a prevenir las lesiones en la boca o aliviar las molestias.

  • Cepíllese los dientes con un cepillo de cerdas suaves después de cada comida.

  • No use hilo dental si su conteo de plaquetas es menor de 50,000. Su médico o enfermera le dirán si ese es su caso.

  • Use un hisopo oral o un cepillo especial suave si sus encías sangran durante el cepillado normal.

  • Use el enjuague bucal que le hayan dado según le indiquen.

  • Si usted no puede tolerar los métodos regulares, use sal y bicarbonato de sodio para limpiarse la boca. Mezcle una cucharadita de sal y una cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de ocho onzas (237 cc) de agua tibia. Enjuague y escupa.

  • Revise su lengua y su boca para ver si hay manchas blanquecinas. Esta es una señal de infección causada por hongos, un efecto secundario común de la quimioterapia. Asegúrese de decirle a su médico sobre esas manchas. Puede que le indiquen algún medicamento para combatir la infección causada por los hongos.

Cómo controlar otros efectos secundarios

  • Trate de hacer ejercicio, ya que le dará fortaleza y mantendrá activos su corazón y sus pulmones. Camine hasta donde pueda sin marearse o debilitarse.

  • No se sorprenda si su tratamiento le causa pequeñas quemaduras en la piel. Algunos medicamentos usados en dosis elevadas pueden hacer que esto suceda. Pida una crema que le ayude a aliviar las quemaduras y proteja su piel.

  • Hágales saber a su médico si le duele la garganta. Puede que tenga una infección que requiere tratamiento.

  • Recuerde que muchos pacientes se sienten enfermos y pierden su apetito durante el tratamiento. Coma pequeñas comidas varias veces al día para mantenerse fuerte.

    • Escoja alimentos suaves con poco sabor u olor si está teniendo reacciones fuertes a la comida.

    • Asegúrese de cocinar bien todos los alimentos para matar las bacterias y ayudar a prevenir infecciones.

    • Escoja alimentos blandos, ya que es menos probable que le causen irritación estomacal.

  • Manténgase limpia. Durante el tratamiento su cuerpo no puede luchar muy bien contra los gérmenes.

    • Tome baños de tina cortos o duchas con agua tibia. Evite el agua muy fría o muy caliente.

    • Use jabón humectante. El tratamiento puede resecar mucho su piel.

    • Aplíquese loción humectante varias veces al día para ayudar a aliviar la piel reseca.

 

Cuándo debe llamar a su médico

Llame a su médico de inmediato si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más, o escalofríos

  • Sangrado vaginal rojo brillante o que empape más de una toalla por hora

  • Secreción maloliente de la vagina o de la herida quirúrgica

  • Problemas para orinar o sensación de ardor al orinar

  • Dolor muy fuerte o el estómago hinchado

  • Señales de infección alrededor de la herida quirúrgica (enrojecimiento, secreción, calor, dolor)

  • Incisión que se abre o se separa

  • Dificultad para concentrarse

  • Fatiga constante

  • Dificultad para respirar

  • Ritmo cardíaco rápido o irregular; dolor en el pecho

  • Mareo o aturdimiento

  • Sensación constante de frío

  • Masas (durezas), protuberancias o hinchazón inusuales

  • Vómito, diarrea o náuseas persistentes

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.