Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Infección por virus respiratorio sincitial (VRS)

El VRS (virus respiratorio sincitial) es una causa común de infecciones respiratorias en niños pequeños y bebés. La infección ocurre con más frecuencia en el invierno y a comienzos de la primavera. El VRS es tan común que prácticamente casi todos los niños lo tienen antes de los 2 años de edad. Este virus suele producir síntomas leves, pero puede ser un problema grave en los niños pequeños y los bebés con alto riesgo, quienes pueden presentar infecciones más graves y tener problemas para respirar.

Cómo se trasmite el VRS

El VRS se transmite fácilmente cuando una persona infectada tose o estornuda. También puede transmitirse por contacto directo con una persona que tiene el virus; por ejemplo, si se besa a un niño que tiene el virus. Además, el virus puede vivir sobre superficies duras, por lo que una persona puede contraer la infección si toca algo que tenga el virus, como la barandilla de una cuna o un picaporte. Se propaga muy rápidamente en lugares donde hay agrupamiento de niños, como las guarderías y las escuelas.

Síntomas de VRS

La mayoría de los bebés y niños con VRS tienen los mismos síntomas que tendrían con un catarro o una gripe: nariz congestionada o que gotea, tos, dolor de cabeza y fiebre baja.

Tratamiento del VRS

No hay un tratamiento específico para el VRS. Los antibióticos no sirven para combatir los virus, por lo que no se recetan. Pruebe lo siguiente para aliviar los síntomas de su hijo:

  • Pregunte a su proveedor de atención médica o su enfermera cómo bajar la fiebre de su hijo. Deberían decirle qué medicamento usar, qué cantidad darle y con qué frecuencia hacerlo. Asegúrese de que su hijo no esté usando demasiada ropa.

  • Si su hijo tiene edad suficiente, dele líquidos, tales como agua y jugo.

  • Quite el moco de la nariz de su hijo usando un dispositivo de succión con pera de goma. Hágalo con suavidad para evitar causarle más inflamación y molestias. Pida instrucciones a su proveedor de atención médica o su enfermera.

  • No permita que nadie fume cerca de su hijo.

Se hospitaliza a los niños que tienen síntomas graves para poder darles el tratamiento adecuado; por ejemplo, puede que les administren oxígeno, que les succionen la mucosidad o que los entuben y les coloquen un respirador artificial (es decir, les insertan tubos que van unidos a unas máquinas para ayudarles a respirar).

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de inmediato si su hijo presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre

    • En un bebé menor de 3 meses, una temperatura rectal de 100.4° F (38.0ºC) o más

    • Una fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

    • Una fiebre que dura más de 3 días en un niño mayor de 2 años

    • En un niño de cualquier edad: si tiene en repetidas ocasiones fiebre de 104°F (40.0°C) o más

    • Una convulsión causada por la fiebre alta

  • Tos

  • Respira con silbidos, más rápido de lo habitual, o tiene dificultades para respirar

  • Resopla o se esfuerza con el pecho o el estómago al respirar

  • La piel alrededor de la boca o de los dedos se está tornando azulada

  • Está inquieto o irritado, no hay forma de calmarlo

  • Tiene dificultades para comer, beber o tragar

Prevenga la infección por VRS

Para ayudar a prevenir la infección:

  • Asegúrese de que sus manos estén limpias antes de alzar o tocar a su hijo. Lávese frecuentemente las manos con agua tibia y jabón. O, utilice un desinfectante a base de alcohol que contenga por lo menos un 60% de alcohol.

  • Limpie todas las superficies con toallas o limpiadores desinfectantes.

  • Enséñele a su niño a mantener sus manos limpias. Haga que se las lave a menudo o que utilice un desinfectante a base de alcohol cuando sea adecuado.

  • Haga que otros miembros de la familia y cuidadores laven sus manos antes de alzar o tocar a su hijo.

  • Vigile su propia salud, la de los miembros de su familia y la de los compañeros de juego del niño. Trate de evitar el contacto del niño con personas que tengan catarro o fiebre.

  • No fume cerca del niño.

  • Pregúntele al proveedor de atención médica si su hijo tiene riesgo de contraer VRS y si debería recibir inyecciones mensuales durante la temporada de VRS para ayudar a prevenir la enfermedad.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.