Reflujo gastroesofágico en los niños - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Reflujo gastroesofágico en los niños

GERD son las siglas en inglés del reflujo gastroesofágico. Tal vez haya oído también llamarlo “indigestión ácida” o “acidez estomacal”. El reflujo gastroesofágico ocurre cuando el contenido del estómago sube (refluye) hacia el esófago (el conducto que conecta la boca con el estómago). Esto puede irritar el esófago y causar problemas para tragar y respirar. En casos graves, el reflujo gastroesofágico puede producir neumonía recurrente y otros problemas serios, por lo que es importante que el niño sea examinado por un médico.

Niño acostado en una cama con bloques debajo de la cabecera para elevarla.Señales y síntomas de reflujo gastroesofágico en los niños

El reflujo gastroesofágico puede causar los siguientes síntomas:

  • Acidez estomacal (sensación de ardor en el pecho, en el cuello o en la garganta).

  • Sensación de comida o líquido que sube hasta la parte de atrás de la boca.

  • Náuseas, atragantamiento o problemas para tragar.

  • Sonido sibilante al respirar o tos persistente.

  • Voz ronca o “rasposa”.

  • Mal aliento.

  • Dolor de garganta por la mañana.

  • Tos persistente, especialmente por la noche o al despertarse.

Diagnóstico del reflujo gastroesofágico

En algunos casos, es posible que le recomienden ciertas pruebas para determinar con seguridad la causa de los síntomas del niño. Las pruebas más comunes para diagnosticar el reflujo gastroesofágico son las siguientes:

  • Prueba del bario: El bario es un líquido espeso y blancuzco. Al tragarlo, el esófago y el estómago son visibles en las radiografías.

  • Prueba de reflujo con leche: Esta prueba es similar al trago de bario y permite al médico determinar si el reflujo entra en los pulmones del niño.

  • Endoscopia: En esta prueba se usa un tubo delgado y flexible. El niño recibe un medicamento para hacerlo dormir. A continuación se introduce en la garganta del niño un tubo con una luz y una cámara diminuta para que el médico pueda observar el esófago y el estómago.

  • Estudio con sonda de pH-metría durante 24 horas: El médico introduce un tubo muy delgado en el esófago del niño. Este tubo está conectado a un monitor que registra el nivel de ácido y los episodios de reflujo durante un día o más.

Tratamiento del reflujo gastroesofágico infantil

El tratamiento depende de la edad del niño y de la gravedad de los síntomas. En muchos casos, los cambios descritos en la sección siguiente (“Cómo ayudar al niño a sentirse mejor”) serán suficientes para aliviar los síntomas. En ciertos casos le podrán recetar medicamentos para ayudar a reducir la cantidad de ácido en el estómago. En casos poco frecuentes es posible que recomienden cirugía, cuando los síntomas son graves y no responden al tratamiento.

Ayude a su niño a sentirse mejor

Para ayudar a prevenir o reducir los síntomas de reflujo gastroesofágico:

  • Dele al niño comidas más pequeñas pero más frecuentes.

  • Asegúrese de que el niño coma, a más tardar, 3 horas antes de acostarse.

  • Evite que el niño se acueste o se recline durante 2 horas después de las comidas.

  • Evite los alimentos y las bebidas que pueden agravar el reflujo gastroesofágico, como el chocolate, la menta y las bebidas con gas o con cafeína. Evite también los alimentos ácidos (como el vinagre, los jugos y frutas cítricos y los productos que contengan tomate), las bebidas con alto contenido en grasa (como las papas fritas, la “comida rápida” y la pizza) y los alimentos picantes.

  • Eleve 5 pulgadas la cabecera de la cama del niño. Esto podrá ayudarle a prevenir el reflujo durante la noche.

  • Asegúrese de que la ropa del niño le quede floja y cómoda, especialmente en la cintura.

  • Si el niño tiene sobrepeso, ayúdele a perder peso.

  • No exponga al niño al humo del tabaco.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.