Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Bronquiolitis

La bronquiolitis es una infección que provoca la hinchazón de las vías respiratorias pequeñas (bronquiolos) ubicadas en los pulmones. Es más frecuente en los niños menores de 2 años de edad. Aunque los niños suelen recuperarse a los pocos días, la bronquiolitis puede dar lugar a enfermedades más graves. Por lo tanto, los niños con bronquiolitis deben recibir un cuidadoso tratamiento y vigilancia médica.

Niña sentada en la cama, tosiendo.

¿Qué es la bronquiolitis?

Es una infección que compromete las vías respiratorias pequeñas de los pulmones. Casi siempre la causa un virus, que generalmente es el virus respiratorio sincicial ("RSV", por sus siglas en inglés), pero también pueden causarla otros virus. El virus provoca que los bronquiolos (tubos respiratorios muy pequeños de los pulmones) se inflamen, hinchen y llenen de líquido. En los niños pequeños, esto puede llevar a dificultades para respirar y para alimentarse. Los síntomas iniciales de la bronquiolitis son los mismos que los del resfriado común, con congestión (nariz tapada) y mucosidad nasal, estornudos y tos suave. Después de algunos días, pueden aparecer síntomas más serios, como sonidos de silbido al respirar, dificultad para respirar y fiebre.

Tratamiento de la bronquiolitis

Debido a que la causa de la bronquiolitis es un virus, los antibióticos no son un tratamiento efectivo. Es posible que su médico le recete gotas para la nariz de agua salada a fin de ayudar a eliminar la mucosidad. Se ha determinado que los esteroides no son efectivos para tratar la bronquiolitis. Es posible que el único medicamento que realmente ayude sea el albuterol (un broncodilatador), que puede ayudar a abrir las vías respiratorias. En casos graves, es posible que sea necesario llevar al niño al hospital. En el hospital harán que el niño se sienta cómodo y es posible que le den líquidos y tratamientos para la respiración.

Prevención del contagio

Las infecciones que producen bronquiolitis son muy contagiosas y pueden transmitirse por contacto, al toser o al estornudar. Para evitar que se propague la infección, haga lo siguiente:

  • Lávese las manos a menudo con agua tibia y jabón, especialmente después de estornudar, toser o tocarse la cara, así como antes y después de atender a un niño enfermo.

  • Limite el contacto entre un niño enfermo y otros niños.

Cuándo debe llamar al médico

Llame a su médico de inmediato si:

  • Los síntomas empeoran.

  • Aparece una tos seca, persistente o con sonidos de silbido.

  • El niño respira más rápidamente que en condiciones normales o tiene dificultad para respirar.

  • El niño parece estar anormalmente soñoliento, desganado o debilitado.

  • El niño menor de 3 meses tiene temperatura rectal de 100.4 ºF (38 ºC) o más alta.

  • El niño de 3 a 36 meses tiene temperatura rectal de 102 ºF (39 ºC) o más alta.

  • El niño de cualquier edad tiene temperatura de 103 ºF (39.4 ºC) o más alta.

  • Fiebre que dure más de 24 horas en un niño menor a 2 años o 3 días en un niño mayor a 2 años.

  • Su hijo ha tenido una convulsión causada por la fiebre.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.