Complicaciones de la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Complicaciones de la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)

Las complicaciones de una EIP sin tratar pueden tardar muchos años en manifestarse. Los problemas resultantes pueden ser muy dolorosos y provocar daños permanentes a los órganos reproductores; las complicaciones pueden incluso ocasionar infertilidad. Mientras más tiempo se deje sin tratar la EIP, mayor será la probabilidad de que se produzcan estos problemas.

Absceso

El sistema inmunológico del cuerpo rodea el tejido infectado en las trompas de Falopio o los ovarios con una masa llena de pus denominada “absceso”. El absceso tiene las más altas probabilidades de formarse poco después de que comienza la infección con EIP. Puede ser muy doloroso y tardar meses en curarse por su cuenta. Si se deja sin tratar, el absceso puede provocar daños y dolor de larga duración.

Formación de cicatrices y adherencias

La infección causa inflamación en las trompas y los ovarios. A medida que el tejido inflamado va sanando lentamente, se forman cicatrices. Las trompas de Falopio, los ovarios, el útero y otros órganos pueden terminar uniéndose entre sí con bandas de cicatrices denominadas “adherencias”. Las cicatrices y las adherencias pueden ser dolorosas e impedir que los órganos reproductores funcionen debidamente.

Trompas de Falopio obstruidas

Las trompas de Falopio pueden quedar obstruidas a causa de un absceso, cicatrices y adherencias; estas obstrucciones dificultan la unión entre los espermatozoides y el óvulo y, por lo tanto, la fecundación. Además, los cilios de las trompas de Falopio podrían dañarse, en cuyo caso no son capaces de ayudar a los espermatozoides y los óvulos a desplazarse hasta el útero. Ambos problemas hacen mucho más difícil el que se inicie el embarazo.

Embarazo tubárico

El embarazo tubárico (o ectópico) se produce cuando los daños presentes en la trompa de Falopio impiden que el óvulo fecundado se desplace hasta el útero. En consecuencia, el embrión comienza a desarrollarse dentro de la trompa de Falopio. Como es un conducto que no puede estirarse como el útero, la trompa de Falopio se puede reventar cuando el embrión alcanza cierto tamaño. Este tipo de embarazo pone en peligro la vida de la madre y siempre es mortal para el embrión.

Si la infección se extiende

La infección con EIP puede extenderse a otras partes del cuerpo. Por ejemplo, las bacterias pueden salir de las trompas de Falopio e infectar el abdomen, produciendo una peritonitis. Los órganos cercanos, como el intestino y la vejiga, pueden llegar a unirse entre sí con adherencias; esto puede producir dolor e impedir que los órganos funcionen debidamente. En raras ocasiones, la infección con EIP puede incluso penetrar en el torrente sanguíneo. Esta infección de la sangre puede ser sumamente peligrosa e incluso mortal.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.