VPH genital: Diagnóstico y tratamiento - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

El VPH genital: Diagnóstico y tratamiento

El virus del papiloma humano (VPH) genital suele detectarse durante exámenes de rutina. Su proveedor de atención médica podría preguntarle si usted mantiene relaciones sexuales o si ha tenido displasia o verrugas genitales en el pasado. También podrían examinarla en busca de indicios de otras infecciones de transmisión sexual. Aunque el VPH genital no se puede curar, sí es posible tratar sus efectos.

Su examen

  • La prueba de Papanicolaou puede revelar indicios de displasia o verrugas en el cuello uterino. Para esta prueba, se toma una muestra de células del cuello uterino a fin de analizarla bajo un microscopio.

  • Quizás se haga una colposcopia para ver la displasia o las verrugas con más claridad. Para este examen se emplea un instrumento equipado de una lente de aumento (colposcopio), el cual permite ver el cuello uterino a través de la vagina.

  • Para facilitar la visualización de las verrugas se efectúa una prueba denominada “acetoblanco”: se aplica vinagre al cuello uterino u otra piel afectada y, si hay verrugas presentes, sus células se blanquean. Esta prueba podría efectuarse durante la colposcopia.

  • Una prueba de ADN puede determinar el tipo de VPH que usted tiene. Las células anormales se estudian para ver si usted corre un mayor riesgo de tener cáncer. El resultado de esta prueba podría afectar su plan de tratamiento.

Si usted tiene verrugas genitales

Las cepas de VPH que producen verrugas no suelen ser las mismas que ocasionan el cáncer. Si usted tiene verrugas genitales, muéstreselas a su proveedor de atención médica. Sea consciente de que las verrugas genitales pueden:

  • Aparecer solas o en grupos, y resultar difíciles de ver.

  • Parecer un bulto firme y seco al tocarlo, y tener el aspecto de un salpullido.

  • Tener aspectos diferentes en la piel y en las membranas mucosas. Además, pueden lucir distintas en las mujeres y en los hombres.

Su tratamiento

Aunque el VPH genital no se puede curar, sí es posible tratar sus efectos. El tratamiento de la displasia elimina las células capaces de ocasionar el cáncer. El tratamiento de las verrugas puede impedir que el virus se transmita a otras personas.

Tipos de tratamiento

  • La displasia y las verrugas pueden eliminarse con tratamientos térmicos (cauterización), de congelación o láser. El procedimiento lo realiza el proveedor de atención médica. El número de sesiones de tratamiento necesarias depende de la cantidad de tejido que hay que sacar.

  • Las verrugas externas se pueden tratar con ciertos medicamentos, algunos de los cuales estimulan al sistema inmunológico a atacar el VPH y otros son agentes cáusticos que destruyen las verrugas. Los medicamentos se pueden aplicar tanto en el consultorio del médico como en el hogar.

  • A medida que se recopila más información sobre el VPH se van desarrollando otros tratamientos. En este momento hay disponible una vacuna contra el VPH. Pregunte a su proveedor de atención médica si esta vacuna es adecuada para usted. También, pregúntele a su proveedor de atención médica si debe aplicarse la vacuna contra el VPH.

Maneras de mantenerse sana

Aunque ciertas cepas de VPH están vinculadas con el cáncer cervical, a la mayoría de las mujeres infectadas con el virus no les da este tipo de cáncer. Su riesgo de cáncer disminuirá aún más si usted se hace visitas de control con su proveedor de atención médica y mantiene la salud de su sistema inmunológico.

Visitas de control

  • Programe visitas de control según las indicaciones. Si le sale alguna verruga nueva, acuda a su proveedor de atención médica.

  • Hágase pruebas de Papanicolaou con la frecuencia que le indique su proveedor de atención médica. Esto garantizará la detección temprana de la displasia, cuando el tratamiento surte el máximo efecto.

Mantenga un sistema inmunológico fuerte

  • Coma alimentos nutritivos. Consumir 5 porciones de frutas y verduras al día ayuda a reducir el riesgo de muchos tipos de cáncer. Las investigaciones demuestran que el ácido fólico (presente en los granos integrales, los frijoles y el brócoli) puede ayudar a impedir el cáncer cervical.

  • No fume. Fumar debilita el sistema inmunológico y aumenta la susceptibilidad a contraer el VPH. Además, el cigarrillo aumenta el riesgo de cáncer cervical y de otros tipos.

  • Duerma lo suficiente todas las noches. Si usted descansa adecuadamente, su sistema inmunológico estará bien equipado para combatir virus como el VPH.

Para protegerse contra el VPH

Si usted tiene relaciones sexuales, la mejor manera de prevenir el contagio del VPH es usando un preservativo (condón) de látex cada vez. Sin embargo, debe recordar que los preservativos y demás barreras protegen sólo la piel que cubren. Cada vez que tenga un nuevo compañero, hable sobre el VPH y otras enfermedades de transmisión sexual antes de tener relaciones. Si mantiene una relación afectiva estable con su pareja y actualmente no usa preservativos, tal vez no haga falta que cambie sus costumbres. Hable con su pareja para que juntos tomen una decisión adecuada para ambos.

Una vacuna puede ayudar a prevenir el VPH en jóvenes de ambos sexos. Pregúntele a su proveedor de atención médica si esta vacuna puede ser adecuada para usted.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.