Cuidado de un yeso para niños - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuidado de un yeso para niños

El yeso ayuda a tu cuerpo a sanar. Un yeso dañado puede impedir que el lugar donde te lastimaste se cure bien. Si tu yeso se daña, quizás haya que reemplazarlo y tardes más en recuperarte. Cuida bien tu yeso para que dure más.

Niño en una tina con un yeso en una pierna. Tiene la pierna envuelta en plástico y apoyada en un banco fuera de la tina. Mantén seco el yeso

Si un yeso tradicional se moja, puede ablandarse y deshacerse. Y si el relleno de un yeso sintético se moja, puede irritarte la piel y dañarla. Por esto, los yesos tradicionales y sintéticos deben mantenerse secos. Evita hacer actividades que puedan mojarte el yeso. Pon mucho cuidado en mantener el yeso seco cuando te bañas o te duchas. Además, ten cuidado si está lloviendo o nevando afuera.

Para mantener seco el yeso:

  • Forra el yeso con una envoltura plástica o con una o más bolsas de plástico. Usa cinta resistente para fijar el plástico e impedir que le entre agua.

  • No remojes el yeso en agua, ni siquiera si está envuelto en plástico.

  • Cubre el yeso con ropa impermeable o plástico si tienes que salir cuando llueve o nieva.

  • Si se te moja el yeso, trata de secarlo lo antes posible. Para esto, usa un secador de pelo a baja temperatura.

Lo que NO debes hacer

Si se daña, el yeso no podrá sujetar la lesión en su posición. Además, la piel que está debajo del yeso se puede dañar fácilmente. Para protegerte el yeso y la piel:

  • No introduzcas nada dentro del yeso, aunque necesites rascarte la piel. Los objetos que se introducen pueden atascarse dentro del yeso. Además, la piel se puede cortar e infectar. Si te pica la piel, prueba a echarte aire fresco dentro del yeso con un secador de pelo.

  • No cortes ni rasgues el yeso. Cubre cualquier borde áspero del yeso con cinta de tela. (Puedes conseguirla en la farmacia.) No trates nunca de quitarte el yeso tú mismo.

  • No te toques el relleno del yeso. El relleno te protege la piel y debes dejarlo intacto.

Avisa a un adulto o llama a tu médico si:

  • La parte del cuerpo que te lastimaste te produce hormigueo o se te duerme.

  • Tienes dolor muy fuerte que no se puede controlar.

  • El yeso te aprieta demasiado o te queda flojo.

  • Los dedos de la mano o el pie se te hinchan, están muy fríos o se ponen de color azul o gris.

  • El yeso está dañado o agrietado, o tiene bordes ásperos que lastiman.

  • El yeso se moja o se empapa.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.