Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Después de una cirugía de la espalda: Su recuperación en el hospital

Después de la cirugía, lo trasladarán a una sala de recuperación, también llamada unidad de cuidados postanestésicos, o UCPA (“PACU”, por sus siglas en inglés). Allí permanecerá hasta que esté completamente despierto, luego lo llevarán a su habitación en el hospital. La duración de su estadía en el hospital dependerá del tipo de cirugía que le hayan hecho y de lo bien que se esté recuperando. Probablemente se pondrá de pie dentro de las primeras 24 horas después de la operación. Una enfermera o fisioterapeuta le enseñará cómo apoyarse, darse vuelta y salir de la cama sin peligro.

Inmediatamente después de la cirugía

La primera vez que despierte después de la cirugía, tal vez se sienta atontado y tenga sed o frío. Quizás le duela la garganta. Durante unos días también puede que tenga:

  • Tubos para drenar la incisión.

  • Una sonda intravenosa (IV) para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Un tubo denominado catéter que sirve para drenarle la vejiga.

  • Botas o medias especiales que ayudan a impedir la formación de coágulos de sangre en las piernas.

  • Diferentes medicamentos para controlar el dolor y prevenir las infecciones y la formación de coágulos sanguíneos.

El control del dolor

Es probable que sienta algunas molestias después de la cirugía. Puede que le den analgésicos orales o intravenosos. También es posible que le den una bomba de PCA (iniciales en inglés de “analgesia controlada por el paciente”), la cual le permite administrarse pequeñas cantidades de calmantes para el dolor. Es normal que sienta algo de dolor, incluso con los medicamentos; pero si siente muchas molestias, informe a la enfermera. Tratar el dolor antes de que se vuelva muy intenso a menudo implica que tendrá que usar menos analgésicos en total.

Levantarse y caminar

Poco después de la operación lo instarán a levantarse y caminar, para promover la circulación de la sangre y el movimiento de los intestinos e impedir que se acumule líquido en los pulmones. Para ayudarle a movilizarse, podrían darle un corsé que le sostiene la columna. También es posible que deba ver a un fisioterapeuta, quien le enseñará maneras para protegerse la columna al acostarse, sentarse, ponerse de pie o moverse.

Hombre recostado en una cama de hospital con las rodillas y la cabeza apoyadas en almohadas. Tiene las manos cruzadas sobre la parte baja de su abdomen. Brinde apoyo su columna

Los músculos abdominales sostienen la columna. Si contrae estos músculos para apoyarse podrá ayudar a prevenir dolor y recaídas.

  • Póngase las manos sobre la parte inferior del abdomen. Contraiga suavemente los músculos abdominales metiendo el estómago. Respire normalmente, sin relajar el abdomen.

  • Es posible que le den un corsé para estabilizar la espalda; si es así, le enseñarán cómo ponérselo. 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.