Print

Doctors and providers who treat this condition

  

El oído interno: El sistema de control del equilibrio

El equilibrio es un esfuerzo conjunto de los ojos, el oído interno, las articulaciones y los músculos, cada uno de los cuales envía señales al cerebro sobre la posición del cuerpo y los movimientos de la cabeza. El cerebro usa esta información para mantener el equilibrio del cuerpo. Cuando existe un problema en el oído interno, el cerebro podría recibir señales contradictorias capaces de provocar síntomas como el vértigo (sensación de giro).

El oído interno envía señales

Dentro del oído interno hay tres conductos semicirculares, cada uno de los cuales contiene diminutos vellos, cristales y líquido. Estas estructuras ayudan a los conductos a detectar movimientos en sentido vertical, hacia atrás y hacia delante y de un lado a otro. Los nervios transportan las señales desde los conductos hasta el cerebro.

El cerebro interpreta las señales

Las señales procedentes de todo el cuerpo viajan al cerebro; una vez que llegan, el cerebro decide lo que significan. A veces las señales se contradicen. Por ejemplo, ¿ha estado alguna vez en un tren estacionado y visto pasar un tren en movimiento? Cuando esto sucede, sus ojos señalan que usted se está desplazando pero su oído interno y su cuerpo indican que no se ha movido. El cerebro sopesa los datos contradictorios como estos y decide cuál es la realidad: el equilibrio es el resultado de esta decisión.

Contorno de un hombre que juega al tenis, donde pueden verse el cerebro, los ojos y las articulaciones. El cerebro interpreta las señales que transmiten los nervios de todo el cuerpo. Los ojos envían datos visuales. Las articulaciones y los músculos señalan la posición del cuerpo. Primer plano del oído interno que muestra los nervios, los canales semicirculares y el oído interno. El oído interno envía señales relacionadas con el sonido y la posición del cuerpo.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.