Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Entienda la pérdida auditiva

A medida que envejece, es normal que se produzca cierta pérdida auditiva. Sin embargo, la exposición a largo plazo a ruidos fuertes puede acelerar esta pérdida. Más que la capacidad de escuchar usted pierde captar la intensidad de los sonidos. También pierde la capacidad de escuchar ciertos tipos de sonidos. Por ejemplo, tal vez no pueda escuchar algunos de los sonidos agudos de la voz de un niño.

El gráfico muestra una pérdida auditiva normal y acelerada. La audición normal comienza en niveles altos en edad temprana y declina gradualmente después de los 30 años. La pérdida acelerada de audición comienza en niveles altos en edad temprana y declina rápidamente después de los 30 años.

Pérdida normal

Cada quien nace con unas 40 mil células ciliadas. A medida que envejecemos, estas células ciliadas se hacen más delgadas, lo cual forma parte de un proceso natural. La pérdida de células ciliadas conlleva una pérdida de audición. Esto se conoce como presbiacusia. La mayoría de las personas no se dan cuenta de la pérdida normal de la audición hasta alcanzar la mediana edad. Otras pueden no notarla hasta muy tarde en sus vidas. Se trata de un proceso que suele ocurrir lentamente y sin dolor.

Pérdida acelerada

La exposición a ruidos fuertes puede causar una pérdida breve de la audición y un zumbido en los oídos que se denomina tinnitus. Si su exposición fue breve, es posible que se recupere. No obstante, la exposición diaria puede afectar su audición para siempre.

El ruido no sólo afecta la audición

¿Sabía usted que los ruidos fuertes pueden afectar todo su cuerpo? Los ruidos fuertes pueden:

  • Aumentar la tensión arterial

  • Trastornar los patrones de sueño

  • Provocar tensión muscular

  • Afectar la digestión

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.