Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Drenaje de abscesos

Un absceso es una cavidad de pus que se forma alrededor de una infección. Pus es un líquido compuesto de gérmenes (bacterias), glóbulos blancos y otras sustancias. Drenar un absceso es una forma de extraer pus de una zona u órgano infectado dentro del cuerpo. Esto ayuda a sanar la infección. El procedimiento lo lleva a cabo un médico especialmente capacitado conocido como radiólogo intervencionista.

Paciente acostado boca abajo debajo de un aparato de radiografía. Dos proveedores de atención médica con delantales de plomo, que preparan el equipo y se preparan para realizar el procedimiento.

Antes del procedimiento

Siga todas las instrucciones que le den para prepararse, tales como:

  • No coma ni beba nada durante un período de 6 horas previas al procedimiento.

  • Dígale al técnico qué medicamentos, hierbas o suplementos está tomando; si usted es mujer, infórmele si está embarazada o si existe la posibilidad de que lo esté; o si tiene alergia al medio de contraste (tinte para rayos X) u a otros medicamentos.

Durante el procedimiento

  • Se pondrá una bata de hospital y se acostará en una mesa de rayos X. Puede acostarse boca arriba, boca abajo o de lado, según la ubicación del absceso.

  • Se le colocará una sonda intravenosa a fin de administrarle líquidos y medicamentos. Es posible que se le administre medicamentos a través de la sonda intravenosa a fin de ayudarle a relajarse.

  • Se limpiará la piel que cubre el absceso. Se le aplicará un anestésico local a fin de dormir la piel.

  • Utilizando una tomografía computarizada (CT), rayos X o un ultrasonido como guía, el radiólogo insertará una aguja a través de la piel y la guiará hacia el absceso. La aguja se reemplazará luego con un catéter (un tubo delgado y flexible).

  • El pus se drenará del absceso a través del catéter. Se conectará una bolsa o perilla de succión al catéter con el fin de recoger el pus a medida que se drena.

  • El procedimiento puede tomar un total de 30 minutos o más, según la ubicación del absceso.

Posibles riesgos y complicaciones

  • Formación de moretones o infección cerca del sitio de inserción

  • Propagación de la infección

  • Problemas debidos al medio de contraste, tales como una reacción alérgica o una lesión de los riñones

Después del procedimiento

  • Es normal presentar un poco de fiebre durante las primeras 24 horas posteriores al procedimiento.

  • El catéter y la bolsa de drenaje se mantendrán en su lugar durante varios días. Siga las instrucciones que le den en cuanto a cómo cuidar del catéter y del sitio de drenaje.

  • Llame a su médico si presenta una fiebre superior a los 100°F, si experimenta un dolor nuevo o más intenso, si el pus deja de drenar a través del tubo, o si el tubo se mueve o se sale.

  • Haga una cita de control con su médico para evaluar la infección y extraer el catéter.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.