Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cáncer de próstata: Cirugía

Si las pruebas de diagnóstico indican que el cáncer afecta sólo a la próstata, podría realizarse una prostatectomía radical (total), una operación quirúrgica en la que se extirpa toda la glándula. Su cirujano le dará instrucciones detalladas sobre cómo debe prepararse para la operación. Después de la operación, le dirán cómo debe cuidarse a sí mismo mientras se recupera en su casa. Asegúrese de hacer todas las preguntas que tenga sobre la operación y la recuperación.

Antes de la operación

  • No coma ni beba nada a partir de la medianoche anterior a la operación.

  • Podrían darle un laxante o un enema un día antes de la operación.

Métodos para realizar la operación

  • La operación puede realizarse a través de varias incisiones pequeñas en el abdomen. Esto se llama laparoscopia. En muchos casos se realiza utilizando la técnica de  laparoscopia asistida por robot. El sistema robótico ayuda durante la cirugía dando una imagen en tercera dimensión (3D) del interior del cuerpo. También ayuda con el movimiento de las manos del cirujano.

  • En algunos casos, la cirugía puede realizarse a través de una incisión en el abdomen (abordaje retropúbico) o detrás del escroto (abordaje perineal).

  • El cirujano podría extirpar y examinar los ganglios linfáticos cercanos a la próstata, para determinar si el cáncer se ha propagado. (Si el cáncer se ha propagado, es posible que el cirujano decida no extraer la próstata.)

  • A continuación se extrae la próstata junto con las vesículas seminales y una parte de la uretra.

  • Podrían emplearse ciertas técnicas de conservación de los nervios para proteger la función eréctil (es decir, la capacidad para lograr y mantener una erección).

 Después de la operación

  • La orina se drena a través de la sonda al interior de una bolsa estéril. Es posible que al principio la orina esté sanguinolenta o turbia.

  • Podrá volver a su casa en 1-3 días.

  • Le recetarán medicamentos para controlar el dolor (analgésicos).

  • Le dejarán puesta la sonda cuando regrese a su casa; le darán instrucciones sobre cómo cuidarla.

  • Le quitarán la sonda y los puntos en una cita de control posoperatorio, que suele suceder entre 1-2 semanas después de la operación.

  • Es común tardar unas semanas o incluso varios meses en recuperar el control de la vejiga. La mejoría puede prolongarse hasta un año.

Llame a su médico si:

  • Tiene fiebre o escalofríos.

  • La incisión segrega líquido o se vuelve cada vez más dolorosa o enrojecida.

  • Se le comienza a hinchar la pierna o el tobillo.

  • No se drena orina de la sonda.

  • Usted no puede orinar una vez que le quiten la sonda.

Riesgos y complicaciones de la prostatectomía

  • Disfunción eréctil (dificultad para lograr o mantener una erección)

  • Incontinencia (pérdida del control de la vejiga)

  • Infección

  • Sangrado excesivo

  • Dificultades para orinar

  • Pulmonía

  • Coágulos de sangre

  • Perforación del intestino

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.