Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Los trastornos delirantes

Las personas que tienen trastornos delirantes creen cosas que no son ciertas. Por ejemplo, su ser querido podría estar convencido de que otras personas desean hacerle daño, o pensar que está enfermo cuando en realidad no es así. Estos pensamientos pueden provocar una gran angustia. Afortunadamente, hay tratamientos que pueden mejorar este problema.

¿Cuáles son los síntomas?

Una persona que tiene este trastorno probablemente se ve invadida por ideas ficticias conocidas como “delirios”. En muchos casos, estos pensamientos están relacionados con asuntos de la vida real de la persona afectada y llegan a abrumarla al punto de causar que haga cosas extrañas. A consecuencia de ello, los delirios pueden deteriorar las relaciones personales o incluso el empleo; además, la persona afectada podría sentirse deprimida o enojada.

Para obtener ayuda

Inste a su ser querido a que busque tratamiento con su médico, hospital local o centro de salud mental. Muchos de los síntomas de este trastorno pueden aliviarse con medicamentos y terapia.

Medicamentos

Algunos medicamentos pueden ayudar a la persona a pensar con más claridad; otros pueden aliviarle la depresión. Estos medicamentos también pueden causar efectos secundarios. Si su ser querido se ve aquejado de efectos secundarios, asegúrese de avisar a su médico; tal vez baste con cambiarle la dosis o el tipo de medicamento. La persona que toma estos medicamentos no debe dejar de hacerlo aunque se sienta mejor, ya que, si los suspende, es probable que le vuelvan los síntomas.

Terapia verbal

El simple hecho de hablar con un terapeuta puede constituir un gran alivio. El terapeuta puede ayudar a su ser querido a comprender sus pensamientos y controlarlos mejor, así como enseñarle maneras de prevenir problemas en el futuro.

Trastornos delirantes frecuentes

  • Delirios paranoides. Las personas con este tipo de delirio piensan que otros desean perjudicarlas; esta idea les causa rabia y resentimiento. Pueden hasta recurrir a la violencia para protegerse a sí mismos.

  • Delirios somáticos. Estos tipos de delirio afectan los sentidos. Por ejemplo, una persona con un delirio somático podría pensar que una parte de su cuerpo despide mal olor, o que tiene insectos caminando por su piel.

  • Delirios de grandeza. Las personas con este tipo de delirio piensan que tienen mucho talento o habilidades; a veces afirman que conocen a personajes famosos o son familia de ellos.

  • Delirios de celos. Una persona con este tipo de delirio puede estar convencida de que su pareja le es infiel, llegando a acecharla o a tratar de controlar sus acciones.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.