Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Durante la cirugía de disco cervical

Durante la operación, es posible que el cirujano le extraiga una parte o la totalidad del disco (disquectomía). Para llegar a la columna cervical, tal vez se le haga una incisión (corte) en la parte frontal (anterior) o trasera (posterior) del cuello. En el caso de la incisión anterior, es posible lograr que el cuello quede más estable mediante una fusión (unión) de las vértebras. En el caso de la incisión posterior, es posible que se remueva cierta cantidad de hueso de manera que el cirujano pueda llegar al disco.

Por adelante: Abordaje anterior

El cirujano hará una incisión horizontal o vertical, de aproximadamente una a tres pulgadas de largo, en uno de los lados de su cuello. Para poder llegar al disco, se aparta a un lado el tejido blando. Luego se extrae la totalidad o parte del disco que está causando la irritación del nervio. Es posible que el cirujano remueva los espolones óseos. Las vértebras pueden prepararse entonces para una fusión.

Lograr estabilidad: Fusión

Tras extraer el disco por la parte frontal, el cirujano puede fusionar las vértebras que se encontraban por encima y por debajo del disco. Esto limita el movimiento, lo que ayuda a aliviar la presión y el dolor. En primer lugar, el cirujano agranda el espacio entre las vértebras. Luego “rellena” el espacio con una jaula plástica o de metal rellena con astillas de hueso o con células madre. También puede que se utilice un injerto de hueso en forma de cilindro o cuña. Es posible que le inserten placas metálicas. A medida que su cuerpo va sanándose, el injerto y las vértebras se unen. Después de la fusión, es posible que su capacidad de doblar el cuello quede levemente limitada.

Por atrás: Abordaje posterior

El cirujano le hará una incisión de aproximadamente dos a cuatro pulgadas de largo en el centro de la nuca. Luego es posible que le remueva cierta cantidad de hueso para llegar a la zona afectada. Finalmente, le extrae la parte dañada del disco.

Remoción de hueso

A fin de llegar al hueso por la parte de atrás, el cirujano puede ensanchar los forámenes o extraer una parte de la lámina. Para aliviar la presión de los nervios o la médula espinal, es posible que se remuevan también espolones óseos. La ubicación y cantidad de hueso que se extrae dependerán del tipo de problema que tenga.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.