Print

Doctors and providers who treat this condition

  

El cuidado de los dientes de su hijo

Nunca es demasiado pronto para prestar buenos cuidados a los dientes. Con una higiene bucal adecuada, su hijo crecerá sin caries. Comience por cuidar los dientes y las encías de su bebé. A medida que crezca, enseñe a su hijo los mejores hábitos posibles para el cuidado dental. No olvide que, para que los dientes y encías se conserven en buen estado, hay que visitar al dentista con regularidad.

Cepillado

Mujer limpiando la boca de un bebé con una toallita.

Las partículas de comida y las bacterias presentes en la boca forman una sustancia pegajosa denominada placa sobre los dientes; estas bacterias producen ácidos que erosionan el esmalte (recubrimiento duro) del diente. Esto provoca que el esmalte se vuelva poroso y permita la entrada de bacterias. Así se forman las caries. El cepillado impide que se forme la placa. Empiece a limpiar las encías de su bebé a los pocos días del nacimiento. Al principio, use agua y un pedazo de gasa de algodón. A medida que vayan saliendo más dientes, comience a usar un cepillo pequeño y una cantidad de pasta dental fluorada del tamaño de un grano de arroz (porque los niños tienden a tragarse la pasta). Cuando el niño haya crecido lo suficiente como para cepillarse los dientes por su cuenta, obsérvelo para asegurarse de que lo está haciendo debidamente.

Uso del hilo dental

El hilo dental elimina las bacterias y la placa que se forma entre los dientes y debajo de las encías; úselo todos los días en los dientes de su hijo. Cuando el niño tenga la edad suficiente, puede pasarse el hilo dental con ayuda de un soporte.

Fluoruro

El fluoruro endurece el esmalte dental, ayudando a prevenir las caries. Averigüe si al agua del sitio donde usted vive se le añade fluoruro. En caso negativo, pregúntele a su dentista si su hijo debería tomar suplementos de fluoruro. También es posible que el dentista le haga aplicaciones de fluoruro a los dientes adultos de su hijo durante los chequeos periódicos.

Selladores

Los selladores constituyen un método seguro, indoloro y económico para proteger los dientes posteriores de su hijo contra las caries. Se adhiere un delgado recubrimiento plástico a las superficies de masticación de los molares y premolares; este sellador forma una capa protectora dura que impide la entrada de comida y bacterias en los diminutos surcos de la superficie de los dientes.

Problemas que hay que vigilar

Esté atento a lo siguiente:

  • Caries. No deje nunca que su hijo se duerma con un biberón. Los líquidos tomados por biberón (incluso la leche) pueden causar caries en poco tiempo si se estancan en la boca. No deje que su hijo beba o meriende sin cepillarse al terminar.

  • Succión del pulgar y chupones. Chuparse el dedo o usar chupón son actividades comunes en muchos bebés. Pero si estos hábitos se prolongan más allá de los tres o cuatro años de edad, el niño podría desarrollar problemas dentales o mandibulares. Si el niño gusta del chupón, hay diseños ortopédicos que son ideales para los dientes y las mandíbulas.

Cuándo llamar al dentista

Llame al dentista en cualquiera de estos casos:

 

  • Desde aproximadamente la edad de un año, a su niño le deben hacer cada seis meses chequeos regulares.

  • Hable con el dentista si a su hijo no le salen los dientes de leche o adultos, o si los tiene torcidos.

  • Llame al dentista si a su hijo le salen manchas color café o negras en los dientes.

  • Si se le afloja un diente adulto al niño, llame al dentista. Si se le rompe un diente, acuda a un servicio de emer gencias dentales; no lave el diente, sino sumérjalo en leche hasta que pueda ser implantado nuevamente en su lugar.

 

Discrimination is Against the Law. We comply with applicable Federal civil rights laws. We do not discriminate against, exclude or treat people differently because of race, color, national origin, age, disability or sex.
 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2017 Fairview Health Services. All rights reserved.