Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Diagnóstico de los problemas del oído medio

Si el pediatra sospecha que su hijo tiene un problema del oído, le hará un examen y le mirará los dos tímpanos. Tal vez le hagan pruebas para comprobar la condición del oído medio o determinar si ha habido alguna pérdida de la audición. Las recomendaciones de tratamiento se basarán en los resultados del examen y de cualquier prueba, así como de los antecedentes clínicos de su hijo.

Proveedor de atención médica que examina el oído de un niño con un otoscopio. Vista del tímpano a través de un otoscopio. En un oído normal, el tímpano se ve brillante y de color gris perla o rosado pálido. Vista de un oído infectado a través de un otoscopio. En un oído infectado, el tímpano puede presentar un color rojo brillante.

El examen de su hijo

El chequeo ayuda al médico a determinar el tipo de problema del oído que afecta a su hijo, así como a identificar si tiene una enfermedad respiratoria como bronquitis, neumonía o infección de la garganta por estreptococos. El pediatra escuchará el corazón y los pulmones de su hijo, y le mirará los oídos, la nariz y la garganta.

Revisión del tímpano

Si el pediatra sospecha que hay un problema en el oído medio, es probable que realice una otoscopia neumática. Mediante un dispositivo especial (el otoscopio) para examinar el interior del conducto auditivo externo, el pediatra revisa el tímpano y busca si tiene líquido detrás. Una vez instalado en posición, el dispositivo puede emplearse también para variar la presión de aire en el conducto; esto permite al pediatra medir la flexibilidad del tímpano. La rigidez del tímpano suele estar relacionada con la acumulación de líquido. La otoscopia neumática tarda sólo unos segundos y rara vez causa molestias.

Evaluación del oído medio

Es posible que le examinen el tímpano y el oído medio a su hijo, para ver si están funcionando bien. La timpanometría y la prueba de reflejos acústicos usan una sonda para enviar aire y sonidos por el oído externo. En la timpanometría se mide la cantidad de sonido transmitida al oído medio, mientras que las pruebas de reflejo acústico evalúan la flexibilidad del tímpano y su respuesta a los sonidos fuertes.

Posible pérdida de audición

Para determinar si a su hijo le cuesta oír, el pediatra o audiólogo podría hablar o jugar con el pequeño. La respuesta del niño a los cambios en la voz del especialista ayuda a determinar si ha perdido la audición. En los niños mayores y los adultos podría realizarse una prueba audiométrica; los resultados de esta prueba se usan para identificar los tipos de sonido que pueden oírse y los que pasan desapercibidos.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.