Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Problemas del oído medio

¿Está su hijo por demás de inquieto o irritable? Quizás se toca una oreja o dice que sus oídos “hacen ruidos”? De ser así, puede que su hijo tenga una infección del oído medio. En las primeras etapas, estas infecciones pueden ser muy dolorosas. En ocasiones, los problemas relacionados permanecen por meses y afectan la audición. Pero, a pesar de su potencial gravedad, los problemas del oído medio responden bien al tratamiento.

Ilustración de la trompa de Eustaquio bloqueada

Trompa de Eustaquio bloqueada

Las infecciones del oído medio suelen deberse a bacterias o virus. En los niños pequeños, estos gérmenes probablemente llegan al oído medio a través del corto recorrido de la trompa de Eustaquio desde la garganta. Una vez en el oído medio, se multiplican y se propagan. Esto irrita los delicados tejidos que recubren el oído medio y la trompa de Eustaquio. Si el recubrimiento de la trompa de Eustaquio se inflama tanto como para bloquear la trompa, la presión de aire se reduce en el oído medio. Esto hace que el tímpano se comprima, lo cual lo vuelve más rígido y le resta capacidad para transmitir el sonido.

Ilustración de líquido que se acumula en el oído y provoca dolor

La acumulación de líquido provoca dolor

Una vez que la trompa de Eustaquio se inflama hasta bloquearse por completo, la humedad ya no puede salir del oído medio. El líquido producido para limpiar la infección se acumula dentro de la cámara, lo que puede elevar la presión detrás del tímpano. A medida que la infección se va propagando hacia este líquido, la presión detrás del tímpano se incrementa notoriamente. El tímpano es desplazado forzosamente hacia afuera, lo que provoca dolor y hace que el tímpano corra riesgo de romperse.

Ilustración que muestra acumulación de líquido crónica que afecta la audición

El líquido crónico afecta la audición

Si el tímpano no se rompe y la trompa de Eustaquio queda bloqueada, el líquido se vuelve crónico (una afección que no se va). Al pasar la infección aguda (inmediata), el líquido en el oído medio se espesa; se vuelve pegajoso y ocupa menos espacio. La presión vuelve a bajar en el oído medio una vez más. La succión hacia adentro hace que el tímpano se vuelva más rígido, y eso afecta la audición. Si no se extrae el líquido, el tímpano puede estirarse y dañarse.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.