Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuidado del niño: Resfriados

No hay nada que reemplace el cuidado amoroso de un ser querido. Además de eso, las siguientes sugerencias deberían ayudar a que su hijo se recupere pronto. Si su hijo no ha tenido fiebre en las últimas 24 horas y se siente bien, puede regresar a sus actividades habituales en la escuela y a jugar normalmente. Para prevenir futuros resfriados, puede seguir los consejos que figuran al final de esta hoja.Muchacho sonándose la nariz con un pañuelo.

Alivie la congestión

  • Use un vaporizador en frío para ayudar a aflojar la mucosidad. No use un vaporizador de vapor caliente con un niño pequeño porque podría quemarse. Limpie el vaporizador a menudo para ayudar a evitar el crecimiento de hongos.

  • Pruebe a utilizar esprays nasales de solución salina, que se venden sin receta. Son seguros para los niños. No es lo mismo que los esprays descongestionantes nasales, que, en realidad, empeoran los síntomas.

  • Use una jeringa de succión para limpiar la nariz de su hijo si es demasiado pequeño como para sonarse la nariz. Lave la jeringa de succión a menudo con agua jabonosa caliente. Debe quitarle toda el agua antes de volver a usarla.

Alivie una garganta adolorida

  • Ofrezca a su hijo abundantes líquidos para mantener la garganta húmeda y aliviar el dolor. Son buenas opciones, por ejemplo, trocitos de hielo, agua o barras de fruta congeladas.

  • Si su tiene 4 años o más, puede darle gotas o comprimidos para mantener la garganta húmeda y calmar el dolor.

  • Dele ibuprofeno o acetaminofén para aliviar el dolor. Nunca le dé aspirina a un niño menor de 18 años que tenga un resfriado o gripe. (Podría causar una afección rara, pero grave, llamada síndrome de Reye).

Antes de medicar

Los medicamentos para el resfriado y la tos no deben usarse para niños menores de 6 años, según la American Academy of Pediatrics. Estos medicamentos no funcionan bien en niños pequeños y, además, pueden ocasionar efectos secundarios peligrosos. Si su hijo tiene 6 años o más, tenga cuidado al darle medicamentos para la tos y el resfriado. Siga siempre el consejo de su médico.

Calme la tos

  • Sírvale líquidos calientes; por ejemplo, sopa, para ayudar a aflojar la mucosidad.

  • Use un vaporizador en frío para aliviar el crup (la tos seca, similar al ladrido de un perro).

  • Use medicamentos para la tos en niños de 6 años o más sólo si así lo indica el médico de su hijo.

Evite los resfriados

Para ayudar a que sus hijos se mantengan saludables:

  • Enséñeles a lavarse las manos a menudo: antes de comer y después de usar el sanitario, jugar con animales, toser o estornudar. Lleve siempre con usted alcohol en gel para manos (que tenga al menos un 60% de alcohol) para esas veces en que no tenga agua y jabón.

  • Recuerde a sus hijos que no se toquen los ojos, la nariz ni la boca.

Consejos para lavarse bien las manos

  • Use agua tibia y mucho jabón. Haga una buena cantidad de espuma.

  • Limpie bien toda la mano, debajo de las uñas, entre los dedos y hasta las muñecas.

  • Lávese las manos durante al menos 10 ó 15 segundos (el tiempo que uno tarda en decir el abecedario o cantar el “Feliz cumpleaños”). No lave las manos sólo por arriba: restriéguelas bien.

  • Enjuague bien, dejando que el agua le baje por los dedos, no hacia las muñecas.

  • Si está en un cuarto de baño público, use una toalla de papel para cerrar el grifo y abrir la puerta.

Cuándo debe llamar al médico

Llame al consultorio del médico si su hijo tiene cualquiera de los signos o síntomas que se describen a continuación:

  • Su hijo menor de 3 meses tiene temperatura rectal de 100.4 ºF (38 ºC) o más alta

  • Su hijo de 3 a 36 meses tiene temperatura rectal de 102 ºF (39 ºC) o más alta

  • Su hijo de cualquier edad tiene temperatura de 103 ºF (39.4 ºC) o más alta

  • Fiebre que dure más de 24 horas en un niño menor a 2 años o 3 días en un niño mayor a 2 años

  • Convulsiones causadas por la fiebre.

  • Respiración rápida o falta de aire

  • Dolor de cabeza o cuello rígido

  • Dificultades para tragar

  • Mucosidad amarronada, verdosa o con sangre, que no se va

  • Signos de deshidratación; por ejemplo, mucha sed, orina de color amarillento oscuro, orinar muy pocas veces, ojos opacos o hundidos, piel seca y labios secos o agrietados

  • Usted sigue notando que su hijo no está bien, incluso después de haber tomado un calmante (analgésico) que no contiene aspirina

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.