Derrame cerebral y la alta presión - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Comprenda la relación entre la presión arterial alta y un ataque cerebral

Cada día que tiene la presión arterial demasiado alta, se incrementan sus probabilidades de tener un ataque cerebral. Un ataque cerebrales la pérdida de funcionamiento cerebral provocada por la falta de sangre en el cerebro. Un ataque cerebral puede deberse al daño que la presión arterial alta continua provoca en los vasos sanguíneos. Si el vaso afectado deja de enviar sangre al cerebro, se produce un ataque cerebral.

La presión arterial alta daña los vasos sanguíneos

Imagen

Los vasos se engruesan

Cuando la sangre ejerce mucha presión contra la pared de un vaso sanguíneo, los músculos de esa pared pierden su elasticidad. Eso hace que la pared se engruese, por lo cual se estrecha el diámetro interior del vaso y ya no puede pasar la misma cantidad de sangre.

Imagen

Se forman coágulos

Cuando la presión arterial es demasiado alta, puede dañar las paredes del vaso sanguíneo. La grasa y el colesterol (placa) se acumulan en los puntos dañados. Las células sanguíneas se adhieren a la placa y forman una masa llamada coágulo. Un coágulo puede impedir que la sangre fluya dentro del vaso.

Imagen

Los vasos se rompen

En ocasiones, el flujo sanguíneo tiene fuerza suficiente para debilitar la pared de un vaso. Si el vaso es pequeño o está dañado, la pared puede romperse. Cuando esto sucede, la sangre se derrama sobre el tejido cercano y mata las células de esa zona. Otras células también pueden morir debido a que la sangre no alcanza a irrigarlas.

Conozca los síntomas de un ataque cerebral

Durante un ataque cerebral, se interrumpe el suministro de sangre al cerebro. Pero, si la persona obtiene ayuda médica de inmediato, tiene mayores probabilidades de recuperarse mejor. Tenga en cuenta que un ataque cerebral es algo muy grave. ¡No espere! Llame al 911 si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Debilidad o entumecimiento en un lado de la cara o del cuerpo, en una pierna o un brazo.

  • Dificultad repentina para ver con uno o los dos ojos.

  • Visión doble de repente.

  • Problemas repentino para hablar, tal como arrastrar las palabras.

  • Dolor de cabeza fuerte y repentino.

  • Problemas repentinos para usar o comprender palabras.

  • Mareo o pérdida de equilibrio que aparecen de repente.

  • Convulsiones por primera vez. 

  • Cualquiera de estos síntomas que aparece y desaparece. 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.