Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La anemia durante el embarazo

La anemia es la disminución de la cantidad de glóbulos rojos. Este problema es común en las mujeres embarazadas, y suele ocurrir por falta de hierro en la sangre. La anemia es muy fácil de tratar.

Por qué necesita hierro

Durante el embarazo, su cuerpo usa el hierro para elaborar glóbulos rojos para usted y su bebé. Estas células transportan el oxígeno al bebé y al resto de su cuerpo. Si no hay suficientes glóbulos rojos, el bebé podría nacer demasiado pequeño. Afortunadamente este problema no sucede a menudo, porque es fácil obtener suficiente hierro.

Pruebas de anemia

La única manera de averiguar si usted es anémica es si se hace una prueba sencilla llamada recuento hemático completo (CBC en inglés). Se trata de un análisis rutinario que le harán en una de sus primeras citas prenatales, y quizás lo repitan cerca de las semanas 26 a 28.

Tratamiento de la anemia

Si usted tiene anemia por falta de hierro, siga los consejos de su proveedor de atención médica. Comer alimentos con mucho hierro y tomar suplementos puede ayudarla a obtener la cantidad necesaria.

Alimentos con mucho hierro

Vegetales verdes de hoja, porción de carne, nueces, uvas pasas y pan integral.

Coma alimentos ricos en hierro, como:

  • La carne roja (reduzca el consumo de vísceras como el hígado)

  • Los mariscos (asegúrese de que estén bien cocidos)

  • Tofu

  • Los vegetales de hojas verdes

  • Los granos y cereales integrales

  • Las frutas secas y nueces

Los suplementos de hierro

En la mayoría de los casos, las vitaminas prenatales bastan para mantener un buen nivel de hierro. Pero si usted necesita más, su médico podría recetarle un suplemento de hierro. Tómese las pastillas de hierro con un vaso de jugo de naranja o de arándanos; la vitamina C presente en estos jugos de fruta puede ayudar a su cuerpo a asimilar el hierro. Pero no se las tome con jugos que contienen calcio agregado; este mineral puede impedir que el cuerpo absorba el hierro.

Los suplementos de hierro pueden tener ciertos efectos secundarios, como oscurecer las heces, revolverle el estómago o causarle estreñimiento. Los siguientes consejos pueden ayudarla a limitar los efectos secundarios:

  • Comience poco a poco. Tómese una pastilla al día por varios días, luego aumente gradualmente a la dosis que le han recetado.

  • Tómese sus pastillas con las comidas; evite tomarlas a la hora de acostarse.

  • Aumente la cantidad de fibra en su dieta, comiendo más granos integrales, frutas y verduras.

  • Haga ejercicios suaves todos los días.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.