Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La anemia durante el embarazo

La anemia es una afección en la que el conteo de glóbulos rojos es demasiado bajo. En las mujeres embarazadas, esto suele deberse a que no tienen suficiente hierro en la sangre. La anemia es algo común en el embarazo y es muy fácil de tratar.

Por qué necesita hierro

Mientras está embarazada, su cuerpo usa el hierro para producir glóbulos rojos para usted y su feto. Esos glóbulos llevan oxígeno al feto y al resto de su cuerpo. Si no tiene suficientes glóbulos rojos, su bebé puede ser demasiado pequeño al nacer, aunque esto es raro, dado que es fácil que usted obtenga hierro suficiente.

Análisis de anemia

La única manera de saber si tiene anemia es hacerse un análisis sencillo llamado hemograma completo (“CBC”, por sus siglas en inglés). Se trata de un análisis de rutina que le harán en una de sus primeras visitas prenatales. Puede que le repitan este análisis entre alrededor de la semana 26 y la 28.

Tratamiento de la anemia

Si tiene anemia debido a una baja cantidad de hierro, siga las indicaciones de su proveedor de atención médica. Comer alimentos ricos en hierro y tomar suplementos puede ayudarle a obtener el hierro que necesita.

Coma alimentos ricos en hierro

Vegetales de hoja verde, paquete de carne, nueces, uvas pasas y pan integral.

Coma alimentos que tengan alto contenido de hierro, tales como:

  • Carne roja (limite el consumo de achuras [órganos], tales como el hígado).

  • Mariscos (asegúrese de que estén bien cocidos y no coma pescados que tengan alto contenido de mercurio, como el pez espada, el blanquillo camello, la caballa y el tiburón). 

  • Tofu.

  • Huevos.

  • Vegetales de hojas verdes.

  • Granos integrales y cereales fortificados con hierro.

  • Frutas secas y nueces.

Tome suplementos de hierro

En la mayoría de los casos, una vitamina prenatal puede ayudarle a mantener alto el contenido de hierro. Pero, si necesita más, su médico puede recetarle un suplemento de hierro. Trague las pastillas de hierro con un vaso de jugo de naranja o de arándano. La vitamina C de estas frutas puede ayudar a que su cuerpo absorba el hierro. Pero no tome las pastillas de hierro con jugos que tengan calcio agregado, porque eso puede impedir que su cuerpo absorba el hierro.

Los suplementos de hierro pueden tener ciertos efectos secundarios. Pueden hacer que sus heces se vean negras, que sienta malestar estomacal o que tenga estreñimiento. Aquí hay algunos consejos que pueden ayudarle a limitar los efectos secundarios:

  • Empiece poco a poco. Tome una pastilla al día por algunos días. Luego, vaya acercándose cada vez un poco más a la dosis que le recetaron.

  • Tome las pastillas con sus comidas y evite tomarlas a la hora de irse a dormir.

  • Aumente la cantidad de fibra de su dieta: coma más granos integrales, frutas y vegetales.

  • Haga ejercicios suaves todos los días.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.