Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Prolapso de órganos pélvicos: cirugía para la incontinencia

Los órganos pélvicos incluyen los de su sistema reproductor y sus vías urinarias. Los músculos del piso de la pelvis son los que sostienen los órganos pélvicos y pueden debilitarse. Esto puede provocar que uno o más órganos pélvicos se desplacen de su lugar (prolapso). El prolapso de órganos pélvicos puede contribuir a que se presente incontinencia urinaria por estrés (SUI, por sus siglas en inglés). Esta afección consiste en tener problemas para controlar el flujo de la orina que sale del cuerpo. Es posible que le realicen una cirugía para tratar la incontinencia urinaria por estrés. Durante esa operación, se puede reparar el prolapso. Para realizarla, es posible que sean necesarias una o más incisiones adicionales. Su cirujano puede conversar sobre los detalles con usted.

Prolapso de órganos pélvicos: tipos comunes

 

Cistocele. Se presenta cuando la vejiga entra en la vagina. Para reparar este problema, la vejiga se vuelve a colocar en su posición normal y luego se cose en su lugar. El tejido entre la vagina y la vejiga se puede fortalecer para que ofrezca un sostén mejor y así evitar que la vejiga se afloje y caiga. 

 

Prolapso uterino. Se presenta cuando el útero se afloja y entra en la vagina. El útero puede caer tanto como para llegar a la abertura de la vagina. Para reparar esta afección, es frecuente que se extraiga el útero (histerectomía) o que se lo cosa para fijarlo a su lugar original.

 

Rectocele. Se presenta cuando el recto protruye y entra en la vagina. Se denomina enterocele (mucho menos común) cuando el intestino delgado protruye y entra en la vagina. Durante una cirugía de incontinencia urinaria por estrés, se puede arreglar el bulto que forman el recto o el intestino delgado prolapsados.

 

Prolapso de la bóveda vaginal. Se produce cuando las paredes de la vagina caen sobre sí mismas. Puede presentarse si se extrajo el útero y se puede tratar con cirugía para levantar la vagina y fijarla en su lugar.

Riesgos y posibles complicaciones de esta cirugía

  • Infección

  • Sangrado

  • Coágulos de sangre

  • Riesgos de la anestesia

  • Daño a los nervios, músculos o estructuras pélvicas cercanas

  • Repetición del prolapso de uno o más órganos pélvicos

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.