Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Después del reemplazo de cadera: Recuperación en el hospital

Cuando se despierte, lo trasladarán a su habitación. Es de esperar que sienta algo de dolor. Para conseguir el mejor alivio posible, conteste con toda sinceridad cuando le pregunten cuánto dolor siente. Una vez que le enseñen cómo protegerse la cadera, aprenderá las habilidades que requiere para reanudar su vida cotidiana. Le enseñarán a caminar, a sentarse y a vestirse. Para que le sea más fácil moverse, solicite analgésicos (calmantes del dolor) antes de cada sesión de entrenamiento.

En su habitación del hospital

Lo vigilarán estrechamente el día de su operación. Para su seguridad y comodidad, podrían poner a su disposición cualquiera o todo el equipo siguiente.

  • Podría usarse una cuña de espuma, un corsé o almohadas para mantener su nueva cadera en su sitio durante la primera etapa de la recuperación.

  • Podría haber una barra (trapecio) colgando sobre la cama; úsela para ayudarse a levantar el cuerpo cuando cambie de posición.

  • Podrían darle unas medias especiales para disminuir el riesgo de coágulos sanguíneos, así como unos medicamentos que ayudan a evitar que estos se formen.

El control del dolor

Quizás sienta dolor al principio, incluso si toma analgésicos; esto es normal. Pero si el dolor no se le disminuye para nada, asegúrese de decírselo a la enfermera. Podrían darle analgésicos inyectados en un músculo o mediante una sonda IV que los administra en el torrente sanguíneo.

 

La PCA le da el control

La PCA (iniciales en inglés de analgesia controlada por el paciente) le permite controlar su propio medicamento para el dolor. Cuando usted aprieta un botón, se bombea una dosis de analgésico a través de una sonda IV. Las sondas PCA pueden proporcionar un grado continuo de alivio del dolor. Y gracias a sus características de seguridad incorporadas, puede tener la certeza de que no se administrará demasiado analgésico.

 

Volver a caminar

Quizás comience a ponerse de pie y caminar a las pocas horas de la operación. Probablemente todavía tendrá puestos una sonda IV y un catéter, por lo que quizás se le dificulte un poco usar la andadera. Pero no se preocupe: contará con la ayuda de un fisioterapeuta. Si usted puede apoyar la pierna operada, le enseñarán cuándo peso puede poner en su nueva articulación. Con la práctica, pronto podrá caminar ayudándose sólo con la andadera. Según sea necesario, podrá luego hacer la transición a las muletas.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.