Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Radioterapia para tratar un tumor cerebral

La radioterapia se hace con la finalidad de retardar el crecimiento del tumor o ayudar a controlarlo. Mediante el uso de rayos X, esta terapia indolora destruye las células del tumor. Se usa sola o en combinación con otros tipos de tratamiento, como cirugía o quimioterapia. Si su médico decidió tratarle con radioterapia, es posible que usted reciba uno de varios tipos de radiación de haz externo, o radiación interna, que se denomina braquiterapia.

Radioterapia de haz externo

Existen cinco tipos principales de radioterapia de haz externo.

  • La radioterapia conformal tridimensional (3DCRT, por sus siglas en inglés) emplea múltiples direcciones distintas para minimizar el daño a los tejidos cercanos.

  • La radioterapia de intensidad modulada (IMRT, por sus siglas en inglés) utiliza un aparato dirigido por computadora que se mueve alrededor de la cabeza de la persona a medida que administra la radiación.

  • La radioterapia de haz de protones usa haces de protones en vez de rayos X. Estos haces liberan su energía a una distancia específica y, por lo tanto, minimizan el daño a los tejidos circundantes. También se están estudiando otros haces de iones pesados para su aplicación en radioterapia.

  • La radioterapia del cerebro completo se utiliza para tratar varios tumores a la vez o un cáncer que se ha diseminado por el cerebro. Implica irradiar todo el cerebro y puede tener más efectos secundarios graves.

  • La radiocirugía estereotáctica conlleva una dosis única y alta de radiación u, ocasionalmente, varias dosis altas. Ya que esta terapia es muy puntual, el tejido normal alrededor del tumor recibe poca o ninguna radiación. Un aparato transmite la radiación al tumor. Dos de los aparatos que se utilizan más comúnmente son el bisturí gamma (que emite rayos gamma) y el acelerador lineal (que genera rayos X).

Braquiterapia (radiación interna)

Se colocan pequeñas semillas radiactivas en o cerca del tumor mediante una cirugía o a través de tubos llamados catéteres. La radiación viaja sólo una distancia corta internamente, por lo que se reduce el daño al tejido de alrededor. Es más común que se utilicen semillas radiactivas más fuertes, que se extraen después de unos minutos o permanecen hasta 7 días. Las semillas más débiles pueden colocarse para permanecer hasta que se vuelven inactivas.

Los efectos secundarios variarán según el tipo y la fuerza de la radiación aplicada, la clase y ubicación del tumor, entre otras variables.

  • Efectos secundarios y riesgos a corto plazo: hinchazón del cerebro, fatiga, náuseas, vómitos, infección, sangrado, mareos, dolor de cabeza, convulsiones, caída del cabello, pérdida de la audición y cambios en la piel de la zona tratada.

  • Efectos secundarios y riesgos a largo plazo: pérdida de la memoria, dificultades para pensar, pérdida permanente del cabello, cambios hormonales y necrosis (muerte del tejido cercano al tumor).

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.