Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Después de su hospitalización por una craneotomía

Es posible que pueda irse a su casa tan pronto logre caminar, comer y beber normalmente. Una vez que esté de vuelta en su casa, sus familiares y amigos pueden ofrecerle ayuda y apoyo. Acepte la ayuda cuando la necesite, pero trate de buscar el término medio; tenga presente que usted está tratando de recuperar su independencia.

Acuda a sus visitas de control

Tal vez tenga que volver al consultorio entre los 7 y 10 días después de la craneotomía. En esa cita, quizás le quiten los puntos o grapas que le queden. Durante los primeros meses, es probable que tenga que ver a su cirujano cada 4 semanas y que le hagan pruebas de diagnósticos por imágenes para verificar si su estado de salud es estable.

Sus desafíos después de la cirugía

Aceptar lo ocurrido puede resultarle difícil tanto a usted como a sus seres queridos. Su recuperación llevará tiempo. Es posible que usted se sienta más cansado de lo normal por varios meses, o hasta un año. Si acepta sus emociones, se le facilitará el proceso de recuperación.

  • Algunos días son más difíciles de sobrellevar que otros, así que téngase paciencia. Si siente tristeza o depresión, hable con alguien de su equipo médico. La depresión es común y puede tratarse.

  • Es normal que usted sienta temor o rabia; Un consejero o grupo de apoyo puede ayudarle a sobrellevar sus emociones y hacer frente a las exigencias del tratamiento que esté recibiendo. También es útil que comparta la información con sus familiares.

Empiece por caminar

Caminar es un ejercicio ideal para recuperar las fuerzas. Si su cirujano se lo indica, comience tomando paseos cortos y frecuentes. Aunque sea para tomarse un vaso de agua o cambiar el canal del televisor, póngase de pie y camine todos los días. Poco a poco, vaya aumentando la distancia que recorre, por ejemplo, caminando hasta el buzón de la esquina.

Llame a su cirujano inmediatamente si tiene alguno de estos síntomas:

  • Aumento de la somnolencia

  • Náuseas o vómitos continuos

  • Dolor de cabeza muy fuerte

  • Fiebre de 101ºF (38.3ºC) o más alta

  • Mayor debilidad muscular

  • Convulsión o cambios de la personalidad

  • Dificultad para respirar

  • Dolor o hinchazón en una pierna

  • Enrojecimiento o secreciones desde la incisión o el punto de la sonda IV

  • Ardor al orinar

  • Dolor y rigidez en el cuello

  • Sensibilidad a la luz nueva y marcada

El regreso a su vida cotidiana

Estas sugerencias pueden acelerar su recuperación:

  • Aumente su nivel de actividad poco a poco.

  • Acepte la ayuda de las personas que se ofrezcan para hacer quehaceres domésticos como, por ejemplo, cocinar y trabajar en el jardín.

  • Si le dicen que no podrá manejar por un tiempo, consiga transporte. Un trabajador social o asistente podrá ayudarle con esto cuando le den de alta.

  • Hable con su patrón sobre la posibilidad de trabajar a horario reducido o desde su casa.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.