Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La diabetes y la enfermedad renal

La diabetes es una enfermedad en la que hay una falta total de la hormona llamada “insulina” (diabetes tipo 1) o en la que su cuerpo se ha vuelto resistente a la insulina (diabetes tipo 2). La insulina es importante porque ayuda a que su cuerpo use la glucosa (la forma de azúcar que el cuerpo usa como combustible) para producir energía. Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede dañar los órganos y su funcionamiento, incluidos los vasos sanguíneos y los riñones. Si usted mantiene la diabetes bajo control, podrá mantener el nivel correcto de glucosa en la sangre y retardar o prevenir el daño a los riñones. No obstante, algunas personas con diabetes tendrán enfermedad renal incluso aunque mantengan un excelente control de sus niveles de glucosa. La diabetes es la causa más común de la enfermedad renal.

Proveedora de atención médica hablando con una mujer sentadas a una mesa, sobre la cual se ve un recipiente con frutas frescas.

Acuda a las citas con su proveedor de atención médica según lo previsto.

Siga la dieta que le indicaron.

Para obtener la mayor cantidad de energía de los alimentos que come y sentirse lo mejor posible, quizás usted tenga que seguir una dieta especial. Colabore estrechamente con su equipo de atención médica para diseñar el plan de comidas más adecuado para usted. Además, tal vez tenga que:

  • Comer menos proteína.

  • Beber menos líquido.

  • Limitar su consumo de sodio (sal).

  • Comer alimentos con poco fósforo y potasio.

Usar la insulina y tomar los medicamentos para la diabetes tal como le indicaron

La insulina es una hormona que ayuda al cuerpo a usar la glucosa. Puede que deba aplicarse insulina para aumentar la cantidad que produce su cuerpo. O también puede que deba tomar otros medicamentos para ayudar a que su cuerpo libere más insulina o a que la use mejor. La etapa en que se encuentre su enfermedad renal puede reducir la cantidad de insulina que su cuerpo necesite. Por eso, quizás sea necesario ajustar sus inyecciones de insulina u otros medicamentos. Hable con su médico si su nivel de glucosa en la sangre suele ser demasiado bajo. Monitoree sus niveles de glucosa con un medidor de acuerdo a lo que le indique su médico.

Tomar un medicamento para la presión arterial llamado “inhibidor de la ECA” (enzima convertidora de angiotensina) o un BRA (bloqueador de los receptores de la angiotensina) ayuda a las personas que tienen diabetes y presión arterial alta a reducir su riesgo de tener enfermedad renal o de que empeore si ya la tienen. Los estudios muestran que estos medicamentos funcionan incluso en las personas con diabetes que no tienen presión arterial alta.

Controlar otros factores de riesgo para la enfermedad renal y la diabetes también le ayudará a retrasar el avance de la enfermedad renal. Si fuma, debería dejar de fumar lo antes posible. Mantener la presión arterial alta bajo control también es muy importante. Limitar el consumo de alcohol le ayudará a retrasar la enfermedad renal. Asimismo, es importante que mantenga un peso corporal saludable y que haga actividad física con regularidad.

Manténgase en actividad

El ejercicio físico ayuda al cuerpo a usar la glucosa. Para obtener los mejores resultados:

  • Hable con su médico antes de iniciar un programa de ejercicios.

  • Pregunte al médico con qué frecuencia debe hacer ejercicios y cuánto tiempo deben durar las sesiones.

  • Su médico podría sugerirle actividades que le ayudarán a sentirse en buena forma.

  • Coma una o dos horas antes de hacer ejercicio.

La mayoría de las personas con diabetes son resistentes a la insulina. Tener sobrepeso aumenta su resistencia. Mantener su peso corporal dentro de los valores saludables es muy importante para manejar adecuadamente su diabetes.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.