Oído medio: Cómo disminuir el riesgo de infecciones - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cómo reducir el riesgo de infecciones del oído medio

Para cuando cumplen 2 años, la mayoría de los niños han tenido por lo menos una infección del oído medio. Es posible que el tratamiento dependa de si el problema es agudo o crónico, así como también de la frecuencia de repetición y duración.

Reduzca los factores de riesgo

Una niña y un niño se lavan las manos en el lavabo de un cuarto de baño.

Algunos comportamientos o ambientes aumentan el riesgo de un niño de contraer infecciones de oído. Reducir esos factores de riesgo puede ser útil en cualquier momento del tratamiento. Los siguientes consejos pueden ayudarle.

  • Si su hijo asiste a una guardería grupal, corre un riesgo mayor de contagiarse resfriados o gripe, afecciones que pueden derivar en una infección de oído. Ayude a prevenir estas enfermedades enseñándole a lavarse las manos con frecuencia.

  • Si su hijo tiene alergias respiratorias, haga todo lo posible para controlar el polvo, el moho y los cabellos de mascotas en su casa. Además impida o reduzca considerablemente el contacto de su hijo con el humo de segunda mano.

  • Si tiene problemas de alergia a alimentos, identifique el alimento causante de la reacción y ayude a su hijo a evitarlo.

Observe y espere

  • Si a su hijo le diagnostican una infección de oído, es posible que el médico le recete antibióticos y le sugiera un período de “espera vigilante”. Esto significa que no debe comprar medicamentos de inmediato. En cambio de antibióticos, se recomienda probar medicamentos para aliviar los síntomas, los que incluyen analgésicos (dolor) y antitérmicos (fiebre) junto con una espera de cierto tiempo para ver si el niño mejora sin tratamiento antibiótico. La indicación de su médico de administrar o no antibióticos de inmediato o indicar un período de espera vigilante dependerá de la edad y los factores de riesgo de su hijo.

  • Durante ese tiempo, se debe vigilar a su hijo para detectar si sus síntomas están desapareciendo o si se están presentando síntomas nuevos, como fiebre o vómitos. Si un niño no mejora dentro en unos días o manifiesta síntomas nuevos, generalmente se le recetará un tratamiento con antibióticos.  

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.