Print

Doctors and providers who treat this condition

  

¿Qué son los cálculos biliares?

La vesícula biliar almacena bilis, un líquido producido por el hígado que ayuda a digerir las grasas en los alimentos que usted come. Los cálculos biliares se forman cuando ciertas sustancias de la bilis se cristalizan al solidificarse. En algunos casos, estos cálculos no producen síntomas, pero en otros pueden irritar las paredes de la vesícula biliar. Pueden ocurrir problemas más graves si los cálculos se desplazan hasta conductos cercanos, como el conducto biliar común, y causan obstrucciones. Esto puede obstruir el flujo de bilis y puede producir dolor, náusea e infección.

Anatomía del hígado, la vejiga, el estómago, el duodeno y el páncreas. El conducto biliar común conecta la vejiga y el hígado con el intestino delgado. Hay cálculos biliares en la vesícula y el conducto cístico.

Síntomas comunes

Los problemas de la vesícula biliar pueden causar ataques dolorosos, a menudo después de las comidas. Algunas personas sólo tienen un ataque, mientras que otras tienen muchos. Entre los síntomas más comunes se encuentran los siguientes:

  • Dolor intenso constante o molestias en el abdomen superior derecho, en la espalda, o en el omóplato derecho que dura entre 30 minutos a varias horas

  • Un dolor difuso bajo las costillas o el esternón

  • Náusea, trastornos estomacales o vómito

  • Ictericia (acumulación en la sangre de ciertas sustancias presentes en la bilis), que produce un color amarillento en la piel y en los ojos, orina oscura y picazón. Llame a su médico inmediatamente si desarrolla este síntoma.

Tratamiento de los cálculos biliares

Si los cálculos no le están produciendo molestias, puede optar por posponer el tratamiento. Pero si tiene uno o más ataques dolorosos, es probable que el médico le recomiende la extirpación de la vesícula biliar para impedir que se formen más cálculos y que tenga nuevos ataques, lo cual le ayudará a prevenir otras complicaciones, tales como cálculos que se pasen a los conductos y causen infecciones o pancreatitis. Aún después de que le hayan extirpado la vesícula biliar, el hígado seguirá produciendo bilis para ayudar la digestión.

Si está embarazada

Los cambios hormonales producidos durante el embarazo pueden hacer más probable la formación de cálculos. Si es necesario que le extirpen la vesícula biliar, el médico le explicará cuál es el momento adecuado para la operación. En algunos casos, la operación puede posponerse hasta después del parto, mientras que en otros es posible hacerla durante el embarazo. Esto ayudará a proteger su salud y la de su bebé.

 

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.