Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La diabetes y las enfermedades cardíacas

Si usted tiene diabetes, su probabilidad de enfermarse del corazón es entre dos y cuatro veces mayor que la de las personas que no tienen esta afección. Esto se debe a que la mayoría de las personas con diabetes también tienen los principales factores de riesgo de enfermedad cardíaca. Lo bueno es que usted puede ayudar a controlar sus riesgos de salud haciendo algunas modificaciones en su vida.

Sus principales factores de riesgo

Los tres factores de riesgo principales para las enfermedades cardícas son el nivel alto de azúcar en la sangre, la alta presión arterial y los altos niveles de lípidos. Al mantener estos factores de riesgo bajo control, usted puede ayudar a manterner sanos su corazón y sus arterias. Esto podría reducir las posibilidades de un ataque al corazón.

  • Niivel de azúcar en la sangre. Un nivel alto de azúcar en la sangre puede endurecer las paredes de las arterias. Luego, la placa (un material parecido a la cera) se puede acumular, dificultando así el paso de la sangre a través de las arterias. Además, un nivel alto de azúcar en la sangre aumenta la posibilidad de que se eleven la presión arterial y el nivel de lípidos.

  • Presión arterial. Cuando la presión arterial se mantiene alta todo el tiempo, se dañan las paredes de las arterias y es más probable que la placa se acumule.

  • Lípidos. El organismo necesita algunos lípidos en la sangre para mantenerse sano. Pero los niveles de lípidos que sean muy altos pueden dañar las paredes de las arterias. Los lípidos incluyen al colesterol y los triglicéridos. Hay tres clases de colesterol. El colesterol LDL (“malo”) puede dañar las arterias, pero el colesterol HDL (“bueno”) ayuda a eliminar de la sangre al colesterol LDL. Esto ayuda a mantener las arterias sanas. Cuando el nivel de azúcar en la sangre es alto, el nivel de triglicéridos en la sangre también puede ser alto. Los niveles altos de triglicéridos pueden hacer que se acumule la placa.

Estos factores de riesgo pueden provocar la acumulación de placa (un material graso) en las arterias, la cual limita la circulación de sangre al corazón y puede llegar a ocasionar un infarto.

Otros factores de riesgo

Ciertos factores relacionados con el estilo de vida pueden elevar el nivel de azúcar en la sangre, la presión arterial y los lípidos. Estos aumentos pueden incrementar los riesgos de una enfermedad cardíca.

  • Fumar daña el revestimiento de las arterias, lo cual facilita la acumulación de placa en las paredes arteriales. Además, fumar causa la constricción (estrechamiento) de las arterias, lo que puede elevar la presión arterial.

  • La falta de actividad física hace que el corazón tenga que hacer un mayor esfuerzo para desempeñar su función. La inactividad está vinculada a muchos otros factores de riesgo, tales como la presión arterial alta y niveles inadecuados de colesterol.

  • El sobrepeso hace que al cuerpo le sea más difícil usar la insulina y que el corazón tenga que esforzarse demasiado.

Modificaciones que puede hacer

Con sólo tomar unas medidas sencillas podrá mantener controlados sus factores de riesgo. Trabaje en colaboración con su equipo de atención médica para lograr sus objetivos.

  • Deje de fumar, ya que fumar daña el revestimiento de los vasos sanguíneos y eleva la presión arterial; además altera el modo en que el cuerpo usa la insulina, lo cual dificulta el control del azúcar sanguíneo. Si usted fuma y necesita ayuda para dejar el cigarrillo, hable con su equipo de atención médica.

  • Mídase el azúcar sanguíneo, ya que es la única manera de saber si lo tiene controlado. Asegúrese de hacerse las pruebas usted mismo. Además, hágase análisis de sangre en el laboratorio, según las indicaciones.

  • Contrólese la presión arterial y los niveles de lípidos para ayudarle a mantener valores óptimos. Acuda a las citas programadas con su equipo de atención médica.

  • Tome medicamentos para ayudar a controlar el azúcar sanguíneo, la presión arterial y los niveles de colesterol. Si le recetan medicamentos, tómelos según las indicaciones.

  • Aliméntese bien para reducir sus factores de riesgo y ayudarse a perder peso. Procure limitar la cantidad de carbohidratos que consume en una misma comida. Coma alimentos que contengan poca grasa saturada y colesterol. Consuma mucha fibra, como las verduras y los granos integrales. Reduzca su consumo de sal. Un nutricionista o educador en diabetes pueden ayudarle a elaborar un plan de comidas que sea adecuado para usted.

  • Haga actividades físicas para bajar de peso, fortalecer su corazón y disminuir los niveles de lípidos y la presión arterial. El ejercicio y la actividad física son beneficiosos para todo el organismo. Hable con su equipo de atención médica sobre cómo puede aumentar su nivel de actividad física gradualmente y sin peligro.

  • Asista a todas sus citas con su proveedor de atención médica, para ayudarse a conservar su salud. Acuda a hacerse los chequeos y análisis de laboratorio según el programa establecido.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.