Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cirugía cardíaca valvular

Una vez diagnosticado su problema valvular y programada la fecha de la cirugía, será necesario que haga ciertos preparativos para facilitar el éxito de la operación. Alguien le ayudará a prepararse para el regreso a casa cuando salga del hospital y también le ayudarán a sentirse más cómodo y relajado. Su médico le explicará cuáles son los riesgos posibles. Anote todas las preguntas que tenga para no olvidarlas.

La semana anterior a la operación

Las medidas que tome antes de la cirugía facilitarán el éxito de la operación y su recuperación de la misma. Siga las instrucciones de su médico.

  • Pregunte a su médico si puede hacer reparaciones dentales. Las reparaciones dentales pueden permitir la entrada de bacterias en la sangre, lo cual puede causar la infección de otra válvula.

  • Dele al médico una lista de todos los medicamentos que esté tomando, incluyendo suplementos vitamínicos y otros productos sin receta. Es posible que su médico le haya indicado que deje de tomar algunos de ellos o que empiece a tomar otros antes de la cirugía.

  • Si fuma, deje de hacerlo de inmediato. Tendrá mejores resultados durante y después de la cirugía.

  • Arréglese para que un familiar o amigo adulto lo conduzca a su casa desde el hospital. Tenga a alguien que le ayude durante la primera semana o dos en su casa.

  • Prepare y congele comida o trate de que le traigan la comida a casa mientras se recupera.

  • Haga los cambios necesarios en su casa para simplificar sus movimientos, por ejemplo evitar subir escaleras.

El día anterior a la operación

  • Es posible que le pidan que se lave con un jabón especial la noche anterior a la cirugía. En la mañana de la cirugía, no use desodorante, lociones ni perfume.

  • No coma ni beba nada a partir de la medianoche anterior a la operación.

Durante la cirugía

  • En primer lugar, el cirujano necesita obtener acceso al corazón. Para ello, normalmente realiza una incisión en el centro del pecho, separando el esternón (el hueso central del pecho). (Si el cirujano piensa abrir acceso al corazón por otro medio, consultará con usted de antemano.)

  • Una máquina de derivación corazón-pulmón le oxigenará la sangre para que su corazón y sus pulmones puedan permanecer inmóviles durante la cirugía.

  • El cirujano reparará o reemplazará la válvula defectuosa. Si tiene otro problema cardíaco, es posible que le hagan al mismo tiempo un procedimiento secundario para resolverlo.

  • Una vez terminada la cirugía, el esternón se vuelve a unir con suturas de alambre. A continuación se cierra la incisión. En muchos casos, el esternón se cura en 6–8 semanas.

Tres maneras de tratar los problemas valvulares

Problemas diferentes requieren tratamientos diferentes. Su médico hablará con usted de antemano acerca del tratamiento más apropiado para su caso. En algunos casos, sin embargo, puede ser necesario modificar el plan una vez comenzada la cirugía. Las tres formas básicas de tratar los problemas valvulares durante la cirugía son:

  • Reparación de la válvula: Siempre que pueden, los cirujanos prefieren reparar una válvula en vez de reemplazarla. El tipo de reparación más común consiste en coser un anillo alrededor de la entrada de la válvula a fin de mejorar su tamaño o su forma. Otro tipo de reparación consiste en recortar el tejido para permitir que las valvas o aletas se cierren o se abran mejor. Cuando no es posible hacer ningún tipo de reparación, se reemplaza la válvula.

  • Reemplazo con una válvula mecánica: Las válvulas mecánicas están hechas de metal o de carbón duro. Existen muchos diseños diferentes. Las válvulas pueden durar varias décadas, pero la sangre tiende a pegarse y formar coágulos. Si recibe una válvula mecánica, deberá tomar Coumadin (un medicamento anticoagulante) durante el resto de su vida para prevenir los coágulos de sangre.

  • Reemplazo con una válvula de tejido: Una válvula de tejido suele estar hecha de tejido de cerdo o de vaca. La sangre no se coagula tan fácilmente en las válvulas de tejido, por lo que es posible que los pacientes que reciben este tipo de válvulas necesiten Coumadin solamente durante un breve período. En algunos casos se usa aspirina en vez de Coumadin. Las válvulas de tejido pueden desgastarse más rápidamente que las mecánicas, y en consecuencia es posible que sea necesario reemplazarlas antes.

 

Recuperación después de la operación: en el hospital

Después de la cirugía deberá pasar al menos un día en la unidad de cuidados intensivos, donde su estado será vigilado de cerca por enfermeras especializadas. Cuando se haya recuperado de la anestesia, lo trasladarán a una habitación normal del hospital, donde permanecerá durante 5–6 días para continuar la recuperación y prepararse para regresar a su casa.

Recuperación después de la operación: en su casa

Usted se está recuperando de una operación muy importante. Dese a sí mismo tiempo para mejorar poco a poco. Recuerde que tendrá días buenos y días malos. Al principio, es posible que se canse fácilmente. Pero mantenerse activo le ayudará a recuperarse. Trate de encontrar el balance adecuado entre el descanso y la actividad y siga todas las instrucciones que le den.

Riesgos y complicaciones posibles de la cirugía cardíaca valvular

La mayoría de las cirugías valvulares tienen un resultado excelente. Pero toda operación quirúrgica implica un cierto nivel de riesgo. Entre los riesgos de la cirugía valvular se encuentran los siguientes:

  • Sangrado; necesidad de transfusión

  • Infección

  • Coágulos de sangre

  • Trastornos del ritmo cardíaco, accidente cerebrovascular, infarto o muerte

  • Problemas pulmonares o renales

  • Fallo o funcionamiento defectuoso de la válvula nueva o reparada

  • Daño al corazón

 

Durante la recuperación, llame al médico si nota alguno de estos síntomas:

  • Falta de aliento mientras descansa o cuando hace un esfuerzo muy pequeño.

  • Su corazón late demasiado rápido o demasiado lentamente, o tiene un ritmo irregular (palpitaciones).

  • Su peso aumenta más de 2 libras en 1 día o más de 5 libras en 7 días, o bien tiene las piernas hinchadas (retención de líquido).

  • Se siente mareado o aturdido.

  • Tiene fiebre de 100°F o más alta.

  • Empeoramiento en el estado de la incisión, como hinchazón, supuración, enrojecimiento o dolor. (Llame a su cirujano.)

  • Tiene dolor en el pecho o en la garganta que empeora en vez de mejorar.

  • Percibe ruidos, como chasquidos o chirridos, procedentes del esternón.

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.