Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Dacriocistitis (Bebés/Niños Pequeños) [Dacryocystitis, Infant/Toddler]

La función de las lágrimas es humedecer y limpiar los ojos. Los conductos lagrimales drenan el exceso de lágrimas de los ojos. Cuando estos conductos están bloqueados, no pueden drenar las lágrimas, y en consecuencia las bacterias pueden quedar atrapadas en los conductos y causar una infección llamada dacriocistitis. Aunque la infección de los conductos lagrimales puede ocurrir a cualquier edad, es más común en los bebés. El problema suele resolverse cuando el niño alcanza un año de edad. Sin embargo, algunos niños siguen teniendo síntomas más allá de un año.

Los síntomas de la dacriocistitis consisten en un aumento del lagrimeo, enrojecimiento, hinchazón y supuración. El ojo puede estar sensible y verse irritado. El niño puede estar irritable a consecuencia del dolor en la cara. Algunos niños tienen fiebre.

La dacriocistitis debe tratarse lo antes posible para prevenir la propagación de la infección. Los niños suelen recuperarse rápidamente. En ciertos casos, poco frecuentes, el médico debe desbloquear el conducto o drenar la infección.

Cuidados En La Casa:

Medicamentos: El médico le recetará medicamentos para la infección, la fiebre y el dolor. Siga las instrucciones del médico al darle estos medicamentos a su hijo.Si le han recetado antibióticos al niño, dele toda la cantidad que le hayan indicado hasta que se terminen, incluso si los síntomas desaparecen.

Cuidados Generales:

  1. Un masaje suave del conducto lagrimal ayuda a aliviar el bloqueo. Siga las instrucciones que le hayan dado para masajear el conducto lagrimal. El masaje debe hacerse suavemente, con un movimiento desde la parte superior del ojo hacia abajo.

  2. Aplique compresas humedecidas en agua caliente sobre la zona varias veces al día. Esto ayudará a reducir la irritación y la infección. Las compresas deben estar calientes pero no hasta el punto de producir molestia. En los bebés, use las compresas solamente durante unos minutos. Los niños mayores pueden tolerar las compresas durante 10 a 20 minutos seguidos.

  3. Lávese bien las manos antes y después de atender al niño para evitar que se propague la infección. Mantenga sus uñas bien cortas para evitar arañar la zona.

  4. Vigile el estado del niño para ver si la infección muestra señales de empeoramiento (lea la información que se presenta más abajo).

Haga una VISITA DE CONTROL según le indique el médico o el personal del centro.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre superior a 100.4°F (38°C)

  • Lagrimeo, irritación o dolor persistentes

  • Señales de infección, como enrojecimiento o hinchazón persistentes, aumento del dolor o supuración maloliente de la zona afectada

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.