Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Control Del Dolor (Bebés/Niños Pequeños) [Pain Control, Infant/Toddler]

Los bebés y niños pequeños sienten dolor al igual que los niños mayores y los adultos. El dolor es una experiencia tanto física como psicológica. A menudo está relacionado con el miedo y el estrés. Bien sea agudo o crónico, el dolor tiende a interferir con la capacidad del niño para interactuar con su entorno. Hay muchas cosas que pueden causar dolor, como inyecciones o pruebas necesarias, cirugía o una enfermedad crónica. El control del dolor ayudará al niño a sentirse mejor y a curarse.

Cuidados En La Casa:

Medicamentos: El médico podría recetarle medicamentos para aliviar el dolor y promover la relajación. En los casos leves, el acetaminofén y el ibuprofeno pueden ser eficaces. En los casos de dolor intenso, es posible que le den sedantes. Siga las instrucciones del médico al darle estos medicamentos a su hijo. Hable con el médico acerca de los efectos secundarios de los medicamentos contra el dolor y los sedantes que le haya recetado. No le dé al niño ningún medicamento que no haya sido autorizado por el médico.

Consejos Para Tomar Los Medicamentos:

  1. Siga el programa de medicación asignado a su hijo. Esto significa que no debe saltarse ninguna dosis. Si el niño tiene edad suficiente, explíquele que esto le ayudará a controlar el dolor antes de que se intensifique.

  2. Siga exactamente las instrucciones para darle los medicamentos. La cantidad asignada (dosis) se basa en factores como el peso de la persona. Por lo tanto, las dosis para los niños tienden a ser más pequeñas que para los adultos. Darle al niño una dosis mayor de la recomendada puede ser peligroso.

  3. Mantenga los medicamentos fuera del alcance de los niños. Considere la posibilidad de guardar los medicamentos en un armario cerrado con llave.

  4. Informe a su proveedor de atención médica si el medicamento recetado contra el dolor no está surtiendo efecto. De esta forma el médico podrá modificar la dosis o el tipo de medicamento antes de que el dolor se intensifique.

Maneras De Medir El Dolor De Un Niño:

  1. Observe lo que indica el cuerpo del niño. El sudor en la frente o un pulso más rápido de lo normal pueden dar una idea del dolor que está teniendo el niño. Estas señales ayudan a medir el dolor en los bebés, que no pueden describir lo que sienten. Pero tenga presente que estas señales también pueden significar otras cosas, como hambre o euforia. En general, este método es útil para medir el dolor intenso.

  2. Observe cómo se está comportando el niño. El llanto inusual, las expresiones faciales de ansiedad o los cambios en el sueño pueden indicar la presencia de dolor. Pero algunas veces los niños no muestran ningún cambio en su comportamiento aunque tengan dolor.

  3. Escuche lo que dice el niño. Si el niño sabe hablar, la mejor manera de evaluar cuánto dolor tiene es escuchar lo que dice. El niño podrá describir su dolor, responder a las preguntas acerca del mismo, o incluso señalar con el dedo su ubicación. Si el niño tiene dificultad para describir el dolor, puede ser útil seguir ciertos métodos como listas de clasificación de la intensidad del dolor.

Tratamiento Del Dolor Sin Medicamentos

  1. El contacto físico puede proporcionar mucho alivio al niño. Envolver al niño en una manta caliente puede confortarlo. El amamantamiento proporciona un contacto de piel a piel que le resulta muy calmante al niño. Los recién nacidos que se alimentan con biberón también pueden abrazarse con contacto de piel a piel. Tenerlo en los brazos, mecerlo, abrazarlo o darle un masaje pueden calmar a un niño de cualquier edad.

  2. Chuparse el dedo puede aliviar a los niños pequeños así como a los bebés. Un chupete puede ser útil para los bebés de hasta 12 meses. En algunos casos, el proveedor de atención médica podría sugerir que le dé un chupete mojado en agua azucarada. El azúcar podría funcionar como calmante del dolor.

  3. También puede ser útil adoptar estrategias para tratar de distraer al niño del dolor, por ejemplo con pompas de jabón, videos divertidos, cuentos, juegos y juguetes. Asimismo, es posible que el niño pueda entretenerse con música, leyendo o escuchando a alguien que le lea una historia, o haciendo tareas artísticas o artesanales. Para los niños que tienen edad suficiente, existe una técnica llamada imágenes guiadas que le ayuda a imaginar escenas agradables. Concentrarse en las imágenes, olores y sensaciones de lo que imagina puede distraer su atención del dolor.

  4. La relajación ayuda a aflojar los músculos cuando están tensos y a calmar la mente cuando el niño siente ansiedad. Un niño mayor que pueda seguir instrucciones, podría intentar la respiración controlada. Una respiración lenta y profunda puede reducir la frecuencia cardíaca y la presión arterial. La relajación también ayuda a aliviar el dolor y las náuseas.

Nota Especial Para Los Padres:

Si tiene preguntas o preocupaciones acerca de la atención que debe recibir el niño, hable con el médico.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.