Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Mordedura De Perro (Bebés/Niños Pequeños) [Dog Bite, Infant/Toddler]

Las mordeduras de perros son bastante comunes en los niños, ya que estos se mueven rápidamente y de forma impredecible, como presas. Además, los niños a menudo no saben cómo comportarse de forma tranquila con los animales. Los perros no suelen morder a menos que se les moleste o que se sientan amenazados. Algunas veces los perros muerden al jugar, pero es raro que un perro ataque sin provocación.

Las mordeduras de perro pueden variar desde arañazos superficiales hasta heridas profundas. La zona de la mordedura puede hincharse y estar dolorida. La lesión puede producir sangrado y drenaje de líquido. Las mordeduras de perro que alcanzan el hueso pueden incluso causar una fractura. Las mordeduras también pueden dañar los nervios y los vasos sanguíneos. Las infecciones por mordedura de perro son raras, pero pueden causar enrojecimiento, hinchazón, dolor y fiebre.

Las mordeduras de perro se limpian y luego se suturan en caso necesario. Las heridas profundas pueden dejarse abiertas durante algunos días para asegurarse de que no estén infectadas. También es posible que le administren una inyección contra el tétano. Si no se sabe si el animal está vacunado, se seguirá el protocolo contra la rabia de acuerdo con las leyes locales. La hospitalización puede ser necesaria en los casos de heridas graves o infectadas.

Cuidados En La Casa:

Medicamentos: Es posible que el médico le recete una pomada o crema antibiótica, o antibióticos por vía oral, para prevenir la infección. Siga las instrucciones del médico al darle este medicamento a su hijo.

Cuidados Generales:

  • Siga las instrucciones del médico sobre la atención que debe dar al niño para tratar la mordedura y para cambiar el apósito, si se lo han indicado.

  • Lávese bien las manos con agua caliente y jabón antes y después de dar atención a la herida para evitar propagar la infección.

  • Para mantener la herida limpia, lávela con jabón suave y agua tibia.

  • Si la herida sangra, coloque una toallita limpia de tela suave y aplique una presión firme hasta que se detenga el sangrado. Esto puede tardar hasta 5 minutos. Mientras transcurre este tiempo, no deje de hacer presión sobre la herida para observarla.

  • Vigile la herida para ver si muestra señales de infección (lea la información que se presenta más abajo).

Prevención:

  • Mantenga a los perros alejados de los bebés. Recuerde que incluso un perro muy manso podría no entender que un niño pequeño no es un juguete o una presa.

  • A medida que crece el niño, enséñele a tratar a los animales con suavidad y respeto. Explíquele también que no debe acercarse a perros que no conozca, ni molestar o provocar a un perro. Dígale al niño que le pida permiso al dueño antes de acariciar a un perro que no conoce.

  • Enseñe al niño a no molestar nunca a un perro que esté comiendo, durmiendo o cuidando a sus cachorros.

  • Si está pensando adquirir un perro para la familia, consulte con un veterinario para averiguar qué razas son más adecuadas para los niños.

  • Si adquiere un perro, adiéstrelo bien para que obedezca sus órdenes.

Haga una VISITA DE CONTROL según le indique el médico o el personal del centro. Si una herida profunda se dejó sin suturar, regrese a la consulta para que la examinen y la cierren en la fecha programada.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre superior a 100.4°F (38°C)

  • Sangrado persistente que no cesa

  • Síntomas parecidos a los de la gripe, como dolor de cabeza o fiebre

  • Señales de infección, como calor en la zona afectada, enrojecimiento, hinchazón o supuración maloliente

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.