Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Reacción A La Insulina (Niños) [Diabetic Insulin Reaction, Child]

Los niños con diabetes tipo 1 reciben a menudo inyecciones de insulina. Si el nivel de insulina aumenta demasiado, puede causar un nivel de azúcar sanguíneo (glucosa) demasiado bajo (hipoglucemia). Este trastorno se conoce como reacción a la insulina. La reacción a la insulina puede ocurrir de forma accidental cuando se inyecta demasiada insulina. También puede ocurrir si el niño está más activo que de costumbre, come demasiado o está enfermo.

Este tipo de reacción ocurre de forma repentina. Los niños con una reacción leve pueden tener hambre, dolor de estómago o náuseas. También pueden llorar sin motivo aparente, tener temblores, sudoración, palidez, cansancio o debilidad, ansiedad y confusión. Es posible que el niño se muestre mareado o irritado, o que se despierte con síntomas. Una reacción intensa puede producir convulsiones y coma.

Para tratar una reacción a la insulina, en primer lugar, si es posible, se mide el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre. A continuación se le da al niño una fuente de azúcar de acción rápida para aumentar su nivel de glucosa sanguínea, y luego se vuelve a medir su nivel de glucosa. Si el nivel de glucosa sigue siendo demasiado bajo, se le dará otra porción de azúcar de acción rápida. Repita estos pasos hasta que el niño se sienta mejor. Si el niño se desmaya, es necesario ponerle una inyección de glucagón inmediatamente y medir el nivel de glucosa 15 a 20 minutos después de la inyección. Si una reacción a la insulina se deja sin tratar, puede afectar el desarrollo del cerebro.

Cuidados En La Casa:

Medicamentos: Es posible que deban modificar la dosis de insulina del niño. Siga las instrucciones que le dé el médico. También podría recomendarle un kit de inyecciones de glucagón.

Prevención:

  1. Ayude al niño a revisar su nivel de azúcar en la sangre tal como le indique el médico. Trate de mantener el nivel de azúcar dentro de los límites normales. Será necesario revisar más a menudo el nivel de azúcar cuando el niño está activo o enfermo.

  2. Asegúrese de que el niño coma alimentos sanos y que tome pequeñas porciones de alimento (snacks) a menudo. Es importante que no se salte comidas y que coma un snack antes de practicar deportes que requieran ejercicio físico vigoroso.

  3. Ayude al niño a aprender a reconocer los síntomas de un bajo nivel de azúcar en la sangre. Estos síntomas pueden variar de un niño a otro.

  4. Mantenga un registro de las reacciones del niño, anotando la insulina que le da, el nivel de actividad y los síntomas.

  5. Informe a los cuidadores del niño y a los administradores y profesores en la escuela acerca del problema del niño y cómo tratar las reacciones.

  6. Póngale al niño un brazalete de identificación médica indicando que tiene diabetes.

  7. Póngase en contacto en el médico si tiene preguntas acerca de la atención que debe dar al niño.

Haga una VISITA DE CONTROL según le indique el médico o el personal del centro.

Nota Especial Para Los Padres:

Las reacciones a la insulina pueden ocurrir a pesar de los esfuerzos por prevenirlas. Usted y el niño deben llevar consigo tabletas de glucosa, caramelos o un kit de inyecciones de glucagón en todo momento, según le recomiende el médico.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • Dos o más reacciones demasiado próximas una de la otra

  • Reacciones graves que producen convulsiones o pérdida del conocimiento

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.