Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Conjuntivitis (recién nacido)

La conjuntivitis es una irritación de una membrana delgada del ojo que se llama conjuntiva. Esta cubre el blanco de los ojos y el interior de los párpados. Se la suele conocer como enfermedad de los ojos rojos o rosados porque estos se ven de esos colores. El ojo también puede estar hinchado y puede salir un líquido del párpado. Es posible que se sienta comezón o ardor en el ojo afectado.

En los recién nacidos, la conjuntivitis suele deberse a un conducto lagrimal obstruido. También puede ser causada por unas gotas para los ojos que se suelen aplicar al nacer. La irritación también puede deberse a una infección, que quizás haya pasado de la madre al bebé al momento del parto. Puede ser causada por una infección de trasmisión sexual. O tal vez por bacterias normales que están presentes en la vagina de la madre.

El proveedor de atención médica hará pruebas para detectar infecciones. Si se diagnostica una infección bacteriana, se le darán antibióticos al bebé.

Un conducto lagrimal obstruido no requiere tratamiento. Debería solucionarse por sí solo antes de que el niño cumpla un año de edad.

Cuidados en la casa

El proveedor de atención médica de su hijo probablemente le recete un medicamento antibiótico para tratar la infección. Siga todas las instrucciones para usar estos medicamentos.

Para darle a su hijo los medicamentos para los ojos:

  1. Lave bien sus manos con agua tibia y jabón.

  2. Quite cualquier secreción que tuviese el ojo de su hijo con un pañuelo de papel limpio. Limpie desde la nariz hacia la oreja para mantener el ojo lo más limpio posible.

  3. Si se le formaron costras, use un paño humedecido con agua tibia y colóquelo sobre el ojo. Espere alrededor de un minuto. Luego, limpie suavemente el ojo desde la nariz hacia afuera con el paño humedecido. Repítalo hasta que el ojo quede limpio. Si necesita limpiarle ambos ojos, use un paño separado para cada ojo.

  4. Haga que su hijo se acueste sobre una superficie plana. Puede colocarle una tolla enrollada o una almohada debajo del cuello para que la cabeza quede inclinada hacia atrás. Sostenga con suavidad la cabeza de su hijo.

  5. Uso de las gotas para los ojos: Coloque el colirio en la esquina interna del ojo, donde los párpados se encuentran con la nariz. Las gotas se acumularán allí. Cuando su hijo pestañee, las gotas fluirán por el ojo. Colóquele exactamente la cantidad de gotas que le recetaron. Tenga cuidado de no tocar el ojo ni las pestañas con el gotero.

  6. Uso de la pomada: Si le recetan tanto gotas como pomada, coloque las gotas primero. Espere tres minutos y, luego, aplique la pomada. Si lo hace así, cada medicamento dispondrá del tiempo adecuado para actuar. Quizás sea más fácil aplicarle la pomada a su bebé mientras esté durmiendo. Para aplicar la pomada, comience jalando suavemente el párpado inferior hacia abajo. Coloque una línea fina de la pomada a lo largo del interior del párpado. Comience del lado de la nariz y vaya hacia afuera. Cierre el párpado. Limpie con un paño el exceso de medicamento arrastrando desde la zona de la nariz hacia afuera. Esto se hace para mantener los ojos lo más limpios posible.

  7. Lave bien sus manos con agua tibia y jabón nuevamente. Es para ayudar a prevenir el contagio de la infección.

Cuidados generales

  • Si el problema es un conducto lagrimal obstruido, masajee el conducto lagrimal dos o tres veces al día. Antes de hacer eso, lávese bien las manos. Luego, con un dedo, frote suavemente la zona de la esquina del ojo más cercana a la nariz.

  • Corte semanalmente las uñas de su bebé para ayudar a prevenir que se rasguñe los ojos.

  • Proteja los ojos del niño de la luz directa del sol para evitar la irritación.

  • Asegúrese de que su hijo no se restriegue los ojos.

Visita de control

Asista a las visitas de seguimiento con el proveedor de atención médica de su hijo. Si su hijo tiene una infección ocular grave, es posible que necesite visitar a un oftalmólogo pediátrico (médico especializado en los ojos de los niños).

Nota especial para los padres

Para evitar que se propague la infección, lávese bien las manos con agua tibia y jabón antes y después de tocar el ojo de su bebé. Deseche todos los pañuelos de papel que haya usado. Lave los paños después de cada uso.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame enseguida al proveedor de atención médica de su hijo si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • Cambios de visión, como problemas para ver

  • Signos de infección que empeoran, como más calor, enrojecimiento o hinchazón, o si supura líquido del ojo

  • Empeoramiento del dolor. Es posible que los bebés demuestren el dolor llorando o estando irritables y que no se los pueda calmar

     

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.